Empresarios del camping piden que se ataje el «turismo descontrolado» de autocaravanas

En páginas web se informa de los mejores lugares «gratuitos» para pasar la noche

Actualizado:

El barrio del castillo, la zona de la playa artificial y toda la ribera del río Júcar, la plaza del Mercado, los aparcamientos de los centros comerciales e incluso el parking del Auditorio junto al río Huécar son actualmente algunas de las zonas de la ciudad de Cuenca más frecuentadas por los usuarios de las autocaravanas. Por decenas se cuentan muchos fines de semana; incluso a veces llegan a ser más de un centenar.

En páginas como webcampista.com se informa en uno de sus foros de los mejores lugares gratuitos para pasar la noche. En otras se advierte de que la ordenanza municipal de Cuenca impide la pernocta en la ciudad (no se puede estacionar durante más de 72 horas), aunque señala que «no se tiene conocimiento de que se haya puesto sanción por este motivo». Eso sí, las patrullas de la Policía Local informan a los conductores de las autocaravanas de los lugares más próximos para estacionar si se encuentran en lugares no habilitados para ellos.

Las vacaciones sobre ruedas en cualquier sitio que se han puesto tanto de moda no están gustando nada al sector, según ha denunciado la Asociación de Empresarios de Camping de Castilla-la Mancha (Aeccam), que advierte de que por ejemplo, el Camping Caravaning Cuenca, considerado como uno de los mejores de la región y de España, podría tener que cerrar por el aumento las acampadas ilegales. El colectivo ha hecho un llamamiento a las distintas administraciones «para que procedan a la regulación de la actividad autocaravanista que, como cualquier otra iniciativa turística, debe realizarse bajo los parámetros de seguridad, respeto medioambiental y buen uso». Es más, recuerdan que el turismo «descontrolado» de autocaravanas por las calles de Cuenca y de municipios cercanos, «no genera riqueza a estas poblaciones, sino que puede generar problemas en el medio ambiente y en la seguridad, además de fomentar la acampada ilegal y los asentamientos marginales».

La crisis se ha llevado por delante a varios camping, como son La Moraleja y El Pinar de Jábaga. Por el contrario, en Buendía por ejemplo se ha puesto en marcha un estacionamiento para autocaravanas. Las instalaciones reúnen un amplio aparcamiento donde pueden permanecer estacionadas las autocaravanas, y donde los usuarios pueden hacer la recarga de agua y el vaciado de «aguas grises» en zonas debidamente acondicionadas para que cumplan con todas las garantías de salubridad y medioambientales. Se da la circunstancia que esta área de servicio, denominada «La Veguilla», forma parte de una iniciativa turística que el anterior alcalde socialista, Vicente Obispo, puso en marcha para dinamizar un sector de gran peso en la zona. Para ello, los municipios conquenses del entorno de la central nuclear «José Cabrera» recibían una partida anual de 20.000 euros por parte de la Diputación de Cuenca.

A estas cuantías que aportaban las dos Diputaciones afectadas -Cuenca y Guadalajara- se sumaba una cuantía de 2 millones de euros por parte del Gobierno regional. No obstante, los recortes presupuestarios han impedido finalizar el proyecto completo previsto en Buendía, ya que al área de estacionamiento para autocaravanas se suma un camping que continúa sin red eléctrica. Una situación que, por el momento, impide que este recurso turístico se pueda abrir, según lamentó ayer el PSOE.