Al sabroso conejo de monte

Sueltan una treintena de orejudas en Urda para alimentar a águilas, buitres y linces

TOLEDO Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Responsables del proyecto LIFE +Priorimancha han soltado esta semana en los montes de Toledo (término municipal de Urda) una treintena de conejos de monte, un alimento indispensable para especies en peligro de extinción como el águila imperial ibérica, que habita principalmente en Castilla-La Mancha.

El proyecto tiene como objetivo conservar el águila imperial perdicera, el buitre negro y el lince ibérico, del que, según estudios del Museo Nacional de Ciencias Naturales, hay indicios de su presencia en Castilla-La Mancha. Para cumplir este objetivo, el proyecto llevará a cabo la repoblación de más 400 piezas de conejos en los Montes de Toledo, y unos 2.000 por toda Castilla-La Mancha.

El jefe del proyecto Priorimancha, Paco Sánchez, explica que el conejo de monte es una especie «clave en la dinámica natural de los montes mediterráneos ibéricos» y que su repoblación es «necesaria» debido al descenso de piezas en la zona.

La disminución de conejos en el monte mediterráneo está motivada por dos enfermedades víricas, creadas en laboratorio y propagadas por todo el mundo por «fallos de previsión» y por el cambio de usos del suelo, puesto que «antiguamente los montes eran inminentemente agrarios y ya no».

Para facilitar la supervivencia y reproducción de los conejos en los Montes de Toledo, el proyecto también incluye la construcción de «víveres», lo que se conoce como madrigueras, que están cercadas con vallas en un espacio de alrededor de doce metros cuadrados. Y es que el suelo de los Montes de Toledo en Urda es principalmente de cuarzo y granito, por lo que el conejo «tiene más difícil la creación de su madriguera», indicó López. Los conejos necesitan «familiarizarse con el territorio» López, por lo que primero se les «encierra» una noche en la madriguera, después viven una semana dentro del cercado y, finalmente, se les deja en libertad.

El proyecto no sólo se desarrollará en el denominado «Monte de Utilidad Pública», sino que también incluye la repoblación en fincas privadas dedicadas a la caza menor, con lo que el trabajo se realizará con la colaboración de los cazadores de la zona.