«En el PSOE puede haber un 15-M, hoy nadie reconoce jefes»
Emiliano García-Page, durante la entrevista - ANA PÉREZ HERRERA

«En el PSOE puede haber un 15-M, hoy nadie reconoce jefes»

Con 43 años, ya lleva 25 en la política. Emiliano García-Page, alcalde de Toledo, percibe con preocupación la crisis interna en el PSOE y la sucesión... Y su nombre aparece ya en las quinielas

TOLEDO Actualizado:

—¿Va a aspirar a la Secretaría General? Usted es uno de los pocos que hoy puede exhibir una victoria electoral en las filas del PSOE, aunque no es diputado como reclaman, entre otros, José María Barreda

—Todos los que tenemos una responsabilidad en el PSOE estamos hablando con la militancia y lo que sí tengo claro es que quiero participar activamente en la reflexión y la solución que del el 38 Congreso. Respecto a ser diputado, es una ventaja para llevar la oposición. Ahora; eso nos metería en una dinámica contradictoria porque, por esa regla de tres, podríamos prescindir del congreso y que esto lo arreglara el Grupo Parlamentario. Eso que Barreda ha planteado no lo hizo, sin embargo, en el 35 Congreso, cuando apoyamos a José Bono, que no era diputado. Exigir esa condición también nos metería en un círculo vicioso en el que unos se reeligen a sí mismos, y eso puede provocar mayores ansias de la militancia de un cambio en profundidad, sobre todo para que los que estén detrás de las derrotas dejen paso.

—Caso de Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón, según algunos en su partido...

—El haber formado parte de un Gobierno no deslegitima para seguir defendiendo un proyecto político. Si fuera así, Mariano Rajoy no podría estar en La Moncloa.

—Pero aquí se trata del PSOE, ¿no cree que alguien debería asumir la debacle marchándose y no seguir haciendo como si no pasara nada?

—Yo creo que el Congreso va a pasar cuenta de las responsabilidades electorales y va a hacer una profunda catarsis de lo que ha pasado, no para ajustar cuentas ni que haya «vendetta», sino para hacer un diagnóstico preciso que nos lleve a ganar las próximas elecciones. Creo que a España le conviene un PSOE fuerte y con vocación de alternativa, es más a España lo que más estabilidad le ha proporcionado, después de la Corona es la seguridad de los españoles, de contar con dos grandes partidos que en lo esencial se pueden entender.

—¿Se atrevería a decir que una catalana no puede liderar el PSOE?

— Chacón no solo tiene todas las posibilidades, sino que no creo que tenga ninguna incompatibilidad formal para serlo. Cuestión distinta es que su proyecto político pueda ser opinables. No puede haber una España importante sin incluir todas las sensibilidades catalanas.

—Y diría «Viva España», como reclama José Bono, de quien, por cierto, se dice que usted es su «tapado».

—Coincido con él en muchas cosas y en otras muchas no. Hay que entender lo que quiere decir Bono, pero creo que ni el PSOE ni el país necesitan de gritos. El partido socialista es el único que tiene la E de España en sus siglas y, por tanto, no creo que tengamos que demostrar nuestra españolidad, ni cada uno por separado, ni el partido en conjunto.

—¿Y «gora Euskadi»?

—Lo ha hecho el Rey de España. Me gustaría que muchos políticos de izquierdas y de derechas leyeran todos los días la Constitución, porque yo veo extralimitaciones en un sentido y en otro. No se trata de ser más o menos español, sino de no arrojar la idea de España contra nadie que piense de otra forma.

—¿Qué opina de que haya dirigentes socialistas captando ya apoyos para posibles candidatos o apostando por ellos sin consultar a las bases?

—Yo les daría un consejo: quizás, queriendo ayudar a un candidato supuesto, lo que hacen es perjudicarle. El PSOE ha abierto un congreso similar al de 2000, que llevó a Zapatero a la Secretaría. Ese modelo de mil delegados que a título personal votan en secreto lo que quieren deja muchas puertas abiertas. Si alguien piensa que las delegaciones provinciales o regionales a un Congreso van a ir atadas y bien atadas, se están equivocando. En el PSOE puede haber un cierto 15-M, hoy nadie reconoce jefes.

—¿No hubiera sido mejor una gestora para conducir este camino?

—Sin tener seguridad al cien por cien, creo que lo mejor hubiera sido responder con inmediatez y proporción al batacazo, decir a los ciudadanos que estamos dispuestos a cambiar desde el primer día. Una gestora nos hubiera dado la ventaja de, sin pasar por la cuchilla y sin demonizar a nadie, preparar el congreso con un calendario distinto. Dos meses es pronto para una renovación profunda.

—Si no es Ferraz, ¿optará a la Secretaría de Castilla-La Mancha?

—Tengo un compromiso nítido con Castilla-La Mancha, pero ningún tipo de ambición personal. Estoy dispuesto a tirar del carro, si se dan las condiciones, porque no tengo complejo de héroe y tampoco de víctima. Me siento con toda la responsabilidad para ayudar a mi partido y con toda la libertad para no sentirme en la obligación.