Las instituciones chocan en cómo se salvó la candidatura para 2012

El Gobierno niega la retirada anunciada por el Ayuntamiento, que hubiera retrasado el dictamen a 2013

CÓRDOBA Actualizado:

Lo único claro es que la fiesta de Los Patios aspirará a ser Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en el cónclave de la Unesco de 2012. Por lo demás, las versiones de Ayuntamiento y Gobierno —la de la Junta va en su línea— de cómo se «salvaron los muebles» en el Comité Intergubernamental de esta institución internacional, que se celebra en Bali, se parecen poco tirando a nada. Hay que recordar que el domingo por la tarde el Ayuntamiento remitió un comunicado en el que señalaba que junto a la Consejería de Cultura y el Ministerio de este ramo habían «acordado retirar» la candidatura. Ello se hacía, según la nota del Consistorio, ante «las escasas opciones de éxito» de lograr este título por existir un informe del órgano asesor del Comité que rechazaba la concesión de esta distinción a Los Patios —las Administraciones habían elaborado un contrainforme para intentar recuperar opciones—. Y un rechazo total del cónclave suponía tener que esperar cuatro años para poder volver a presentarse.

Pese a lo rotundo del anuncio, como publicó ayer ABC, la Junta aseguró que desconocía que se hubiera dado dicha retirada. Y llevaba razón. La cumbre de la Unesco acabó ayer analizando la candidatura de Los Patios. Y es que, según destacó el Ministerio de Cultura en una nota, «no ha sido retirada», sino devuelta al Estado —es el Gobierno el que propone los bienes a proteger— para que complete la información requerida para lograr ser Patrimonio Inmaterial.

Y el Ejecutivo central se pone su «medallita» sobre la decisión de la Unesco de aceptar evaluar de nuevo esta fiesta en 2012. Así, recuerda que la candidatura llegó al cónclave con una calificación del órgano asesor solicitando a la institución internacional la «no inscripción». En su comunicado, destaca que los países que tenían bienes en esta situación apostaron por su «retirada». Sin embargo, sigue, «España ha mantenido su deseo de discutir» la propuesta de los Patios en la sesión plenaria del Comité y «ha conseguido que éste considerase y aceptase las aclaraciones de España» para que el dossier de Los Patios pasara a la categoría de «devolución del expediente», con lo que podrá volver a aspirar el año que viene al título.

Ahora bien, advierte, en contraposición a la versión municipal, sobre todo la del domingo, porque la de ayer la matizó, de que se la jugó. Reconoce que, si el Comité hubiese entendido que las aclaraciones dadas por España a las preguntas planteadas en la sesión plenaria «no hubieran sido satisfactorias», no se habría podido elevar la candidatura hasta 2015. También matiza que, de retirar la propuesta, eso «habría retrasado su discusión al cónclave de 2013». Y por último, el Ministerio de Cultura se felicita de haber logrado por «primera vez» en una convención de este tipo que una propuesta de «no inscripción» se convierta en una «simple» devolución de expediente.

Aunque el Gobierno habla de que no hubo retirada, la información de EFE desde Bali señala que sí llegó a plantearse, pero fue rechazada por llegar fuera de plazo.

Influencia del «paso atrás»

La explicación municipal fue bastante más farragosa. El alcalde, José Antonio Nieto, sostuvo que se toparon con dos opciones: una «tremendamente arriesgada», que era «mantener» la candidatura pasara lo que pasara con la posibilidad de no volver a luchar por este título hasta 2015, y la otra que «no se debatiera sobre el fondo» de la propuesta y lograr que Córdoba pudiera presentarse en 2012. Para lograr eso, explicó, había que conseguir una cuestión, que finalmente se obtuvo: «Que se admitiera la retirada sobre el fondo de ese debate, a cambio de dejar la candidatura de Córdoba vigente, no retirarla, manteniendo la documentación, sujeta a una clarificación». El regidor llegó a decir que hubo una «retirada parcial, pero no formal del expediente», ya que lo último «nos obligaría a ir a la asamblea de 2013».

De hecho, en la comparencia sobre Los Patios del edil de Presidencia, Miguel Ángel Torrico, y del delegado de Patrimonio, Juan José Primo Jurado, el primero declinó aclarar si hubo o no retirada como tal. Sí admitió que «técnicamente era inviable la retirada total». De solicitarse, hubiera estado fuera de plazo. Aseguró que él prefería quedarse con el «resultado final». Y argumentó que la decisión que se comunicó a los representantes del Ministerio de Cultura en Bali —«Que estábamos dispuestos a dar un paso atrás»— fue un elemento positivo para que el Comité admitiera con Los Patios una «excepción».

Primo Jurado reforzó esta tesis. Sostuvo que en la decisón de la Unesco «pesó, y así me lo transmitieron los representantes del Ministerio de Cultura presentes en la cumbre, la voluntad municipal de dar un paso atrás» en el proyecto para preparar información adicional. Otro factor clave fue el contrainforme que «ha convencido a los expertos de la Unesco de que no merecíamos ser castigados» con cuatro años de espera.