Griñán defiende a su director general imputado y no le insta a dimitir

La Junta andaluza admite que aún no ha recuperado ni un euro del fraude de los ERE

SEVILLA Actualizado:

Tiene a su director general de Trabajo imputado en el mayor escándalo que se conoce en Andalucía, el de los ERE fraudulentos, y toda la política de su Consejería cuestionada por numerosas investigaciones judiciales (hay varias querellas por fraude en las subvenciones en el seno de su departamento). Sin embargo, ayer el consejero de Empleo andaluz, Manuel Recio, dijo que «no se plantea en absoluto» dimitir ni que lo haga Daniel Alberto Rivera, el alto cargo en activo imputado por la juez Alaya. El responsable de la Consejería de Empleo donde se produjeron las irregularidades compareció ayer para salir en defensa de Rivera, animarlo a recurrir y rechazar el auto de la juez.

Con cara de circunstancias y sin que el director general imputado le acompañara en la rueda de prensa convocada en Sevilla, Recio tildó de «ejemplar» la labor que lleva a cabo Rivera como director general y aseguró que se trata del «mayor colaborador» con la investigación ya que ha sido la persona encargada de «pilotar» la investigación interna llevada a cabo en la Consejería de Empleo.

Para Recio, la imputación de su su subordinado ha sido «una sorpresa». «Jamás podremos compartir que se le sitúe en el lado de los acusados», recalcó. En cuanto a las imputaciones que pesan sobre Rivera, por continuar pagando las pólizas de las empresas Surcolor y Acyco, el consejero le defendió asegurando que ambos hechos tienen su origen «antes de su nombramiento» como director general de Trabajo. Como respaldo a su gestión, también aseguró que Rivera puso en marcha de oficio la revisión de esas ayudas.

En cuanto al proceso de devolución de las cantidades defraudadas, la Junta no ha recuperado aún ni un euro del dinero que reclama, más de 2,8 millones de euros, repartido de forma totalmente arbitraria por Francisco Javier Guerrero. Recio aseguró que se trata de «un procedimiento complejo» que, según dijo, fue iniciado por la Consejería pero aún sin frutos.