LEY CATALANA DE ACOGIDA

El Govern premiará a los inmigrantes que se esfuerzen para integrarse

Actualizado:

ABC

BARCEL ONA

El Govern agilizará los trámites administrativos de los inmigrantes que hagan un esfuerzo de integración en Cataluña para facilitar su acceso a los permisos de residencia, trabajo y a la concesión de la nacionalidad. La medida forma parte del despliegue de la nueva Ley catalana de acogida, según explicó en una entrevista a Ep el consejero de Bienestar Social y Familia, Josep Lluís Cleries.

Los certificados se otorgarán a los inmigrantes tras cursar un itinerario formativo de primera acogida y servirán como «estímulos» para reconocer su voluntad de integración.«Quien haga el esfuerzo debe tener más agilidad administrativa en todo, y quien no lo haga, seguirá el trámite normal», comentó el consejero, que a su vez se mostró partidario de facilitar el voto inmigrante.

El anuncio coincide con una ola de aprobación de mociones para pedir que se deniegue el permiso de residencia por mala conducta y la reagrupación familiar a los inmigrantes incívicos. De momento, la iniciativa ya ha sido respaldada, con matices, por los Ayuntamientos de Salt (Girona), L'Hospitalet de Llobregat y Badalona (Barcelona), y además cuenta con el apoyo de alcaldes de otras localidades catalanas.

Petición al TC El consejero instó al Tribunal Constitucional (TC) a actuar «con un espíritu de respeto a la Constitución que se votó en 1978» en favor de la cohesión social, después de que recurriese la norma por fijar el catalán como lengua de primera acogida. Con la aprobación de la ley en abril de 2010, Cataluña se convirtió en la primera autonomía en regular las nuevas competencias de la ley de extranjería, reformada en diciembre del 2009, y en elaborar una normativa sobre la materia.

Los inmigrantes deberán adherirse a un «compromiso de ciudadanía» que se negociará con los grupos parlamentarios y las entidades en el marco de la futura ley de integración, una norma prevista en el Estatut y que complementará la de acogida en la segunda parte de la legislatura. Josep Lluís Cleries remarcó que la ley vinculará el acceso a los derechos con el cumplimiento de los deberes, y que buscará el máximo consenso político y social.