Francia busca a dos etarras por disparar a un gendarme en un control

Despliega un operativo para detener a los supuestos terroristas en el centro de Francia

J. P.
MADRID Actualizado:

La Subdirección Antiterrorista de la policía judicial francesa investiga la responsabilidad que ha podido tener ETA en un tiroteo que dejó ayer herido en un hombro a un gendarme. El agente participaba en un control rutinario en la localidad de Aubusson, en el centro del país, a un centenar de kilómetros de Limousin. Ocurrió ayer a las cuatro y media de la tarde. El agente, respaldado por el dispositivo habitual que emplea la Gendarmería francesa en sus controles de tráfico, dio el alto al vehículo en el que viajaban dos personas, un hombre y una mujer. Sin embargo, en vez de detenerse aceleró mientras uno de sus ocupantes, el hombre, no tenía reparos en disparar al agente.

Como consecuencia del tiroteo, el policía resultó herido en un hombro, por lo que tuvo que ser trasladado a un hospital. Su vida no corre peligro. Minutos después, la Gendarmería francesa montó un dispositivo de búsqueda, en el que participaron un helicóptero y decenas de agentes. Como resultado de este operativo, los policías franceses volvieron a localizar a los dos supuestos etarras huidos, en el mismo vehículo y en las cercanías de un polígono industrial de Meymac, a unos 50 kilómetros del control. Estos, cuando vieron cerca a los agentes les volvieron a disparar, sin que esta vez se produjesen heridos. Poco después se encontraba el coche en el que se habían fugado.

Al cierre de esta edición, la policía francesa buscaba a los supuestos etarras huidos, tras establecer un operativo por carretera, y a pie con perros rastreadores por los campos cercanos al área donde se sospechan pueden haber encontrado refugio. También colaboraba un helicóptero. La Gendarmería cree que el «modus operandi» de los fugados se corresponde con el comportamiento que los terroristas han mantenido en al menos cinco ocasiones en el país galo desde 1996, fecha del primer enfrentamiento que la banda asesina ha tenido con agentes franceses. El vehículo tenía las matrículas dobladas.

La presencia de ETA en Francia sigue siendo motivo de preocupación para las fuerzas de seguridad galas, sobre todo tras el asesinato en marzo de 2010 de un policía que intentaba evitar que tres etarras robasen un coche en el municipio de Dan Marie Ls-Lys. Los últimos movimientos importantes de la banda de los que se tiene constancia se corresponden con la detención el 10 de marzo de este año del entonces «jefe militar», en Bolulancourt, una localidad cercana a la frontera con Bélgica. En una casa rural de ese municipio la Policía detuvo a Alejandro Zobarán y otros tres etarras.