«Este pueblo está muerto»
Los vecinos no saben nada de su exalcalde Jurado desde hace meses - MARIAM ÁLVAREZ

«Este pueblo está muerto»

Peleas de Abajo (Zamora) es proporcionalmente el pueblo más endeudado de España. Su ex alcalde desapareció del mapa y los vecinos se lamentan: «No pagamos la deuda ni en 400 años»

ZAMORA Actualizado:

La población de Peleas de Abajo tiene una media de edad avanzada. La mayor parte de los habitantes de este municipio zamorano son personas mayores dedicadas al sector agro-ganadero, así que una tarde en la localidad se presenta tranquila pese al revuelo mediático vivido en los últimos días. Este pueblo castellano y leonés ostenta el triste récord de ser la localidad más endeudada de España (con un total de 4,5 millones de euros), por encima de Madrid en relación a su número de habitantes.

¿El principal culpable? Su ex regidor Marcelo Jurado, de quien no se sabe nada en el pueblo desde el pasado septiembre. «No conocía otro trabajo que el de ser alcalde y mira cómo ha dejado esto», comenta José Guerras, responsable del bar del pueblo, en referencia a los terrenos de titularidad municipal que hay a la entrada de la localidad y que han quedado embargados por impagos. «A las empresas, a los bancos... ¡A toda la gente debe dinero ese hombre!», se queja.

Pero a pesar de que sus «chanchullos» eran un secreto a voces, Jurado, del PP, ganó en dos ocasiones las elecciones hasta que el año pasado un grupo de independientes presentó una candidatura bajo el nombre «El Pueblo por el Pueblo». Y ganaron. «La gente votaba a Marcelo porque era “lo normal”. Te llegaba a decir que si le votabas, igual daba trabajo a tu hija o te hacía un determinado favor. ¡Pues qué ibas a hacer!».

Lo peor de todo esto, según José Guerras, es que ha terminado generando desconfianza y ningún constructor o cualquier tipo de inversor querrá arrimarse al municipio. «Fíjate lo bien situados que estamos, a medio camino entre Salamanca y Zamora..., y el pueblo está muerto».

Negocio de madre a hijo

Además, a ese recelo se suma ahora la subida de varios impuestos, como el de las basuras, o el coste del cementerio, con el fin de recortar esa deuda. «Digo yo que esto tendría que pagarlo Marcelo», comenta Ernesto Gutiérrez, otro vecino que se suma a la conversación con ABC. Para él, el PP ha tardado mucho en actuar hasta que su presidente provincial, Fernando Martínez Millo, informó días atrás de la apertura de un expediente de expulsión para el ex alcalde por su mala gestión. «¿Qué ocurre entonces, que antes no se sabía lo que pasaba? Me parece a mí que la decisión llega tarde», defiende este vecino.

La pésima gestión de los únicos dos alcaldes con los que ha contado el pueblo durante la democracia —por cierto, primero la madre, que fue inhabilitada, y luego su hijo— han llevado al Ayuntamiento de Peleas de Abajo a la ruina. Los rumores que corren por el municipio es que madre e hijo han gobernado tantos años «porque tienen muchos amigos censados que no son del pueblo, e incluso ni siquiera lo conocen». Los vecinos aseguran que si en Peleas vive alrededor de un centenar de vecinos, por lo menos hay el doble censados, «incluso en alguna antigua bodega».

Papeles a la Fiscalía

«Esta deuda no la pagamos ni en 400 años», afirma apesadumbrado el ahora alcalde Félix Roncero, a quien pese a no poder «gastar ni un euro en abogados» le gustaría ver a Jurado «entre rejas». En unos días comunicará «la pésima gestión» de su predecesor a la Fiscalía, «pero ya depende de su investigación si acaba o no en la cárcel». Tampoco estuvo lejos de ese destino su madre, regidora desde 1978 e «inhabilitada como cargo público durante dos años» por un juzgado de Zamora, aunque, según resalta Roncero, «el pueblo no lo sabía hasta hace tan solo unos meses. Ella simplemente nos dijo que lo dejaba porque tenía mal la espalda o el pie». «Eso sí —se lamentan en Peleas—, se marchó «dejando colocado a su hijo, que ya era concejal, y pasó a ser el alcalde».

Aun así, pocos son los que se atreven a dar la cara y a defender las prácticas de Jurado. «Marcelo siempre vivió en Zamora. Desde mayo no es alcalde y ya ni pisa por aquí. Eso sí, en cualquier bar de Zamora, u otros locales, sí que lo puedes entrevistar... si quieres», afirma socarrón el camarero del bar. «Por supuesto, siempre le veréis con traje y corbata...»