Bruselas duda de la legitimidad de la nueva Constitución húngara
Viktor Orban - afp

Bruselas duda de la legitimidad de la nueva Constitución húngara

El primer ministro ha impuesto una reforma que choca con la legislación europea

CORRESPONSAL EN BRUSELAS Actualizado:

El del primer ministro húngaro Viktor Orban es un caso paradigmático en Europa, porque ha logrado transformar una supermayoría absoluta de dos tercios de los diputados en un camino hacia la crisis económica y política del su país. La Comisión Europea ha amenazado con sanciones si confirma que ciertos aspectos esenciales de la nueva Constitución que ha entrado en vigor este primero de año pueden contradecir la legislación comunitaria. Al mismo tiempo la prima de riesgo del país ha alcanzado niveles que ponen en duda su capacidad de financiarse.

La nueva Constitución limita las funciones de control al ejecutivo por parte del Tribunal Constitucional, mientras que el gobierno aumenta su capacidad de intervenir en el funcionamiento del Banco Central y la supervisión de los medios de comunicación. La legislación electoral tiende a favorecer al partido Fidesz del actual primer ministro e impone una supermayoría de dos tercios para poder cambiarla, lo que prácticamente lo convierte en inmutable. Además, otorga el poder de voto a todos los considerados étnicamente húngaros, incluyendo a ciudadanos de Rumanía, Eslovaquia o Serbia, lo que entra en contradicción con la legislación de estos países y hace prever posibles conflictos fronterizos.

Sin embargo, la única manifestación de protesta en Budapest apenas ha reunido a 30.000 personas, lo que da una idea de la fortaleza con la que todavía cuenta Orban. Sin embargo, para la Comisión Europea, que ha recibido ya la traducción preceptiva de la nueva legislación, existen «dudas» de que algunos de los elementos de la nueva legislación húngara sean compatibles con los principios de la Unión. El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, envió a Orban dos cartas en diciembre en las que le señalaba cuáles son los elementos objeto de su preocupación.