El Ayuntamiento defiende el impacto de la Davis, que le costó 432.000 euros
El edil de Presidencia, Miguel Ángel Torrico, ayer en la bancada popular poco antes de iniciar su comparecencia por la Copa Davis - V. MERINO

El Ayuntamiento defiende el impacto de la Davis, que le costó 432.000 euros

IU y PSOE critican la falta de documentación y la gestión municipal del evento. Además, los socialistas cuestionan el beneficio para la ciudad

CÓRDOBA Actualizado:

El gobierno local y las fuerzas de izquierdas (IU y PSOE) se enzarzaron en el Pleno de ayer por la Copa Davis. Fue con motivo de la comparecencia del edil de Presidencia, Miguel Ángel Torrico, a petición del grupo socialista, para que informara de la organización por parte del Ayuntamiento en Córdoba de las semifinales de este torneo (España-Francia), que tuvieron lugar del 16 al 18 de septiembre.

Torrico arrancó con un peloteo de tanteo: las grandes cifras de la cita. El Consistorio afrontó gastos por valor de 2,1 millones y tuvo unos ingresos de 1,67. En total, el coste para las arcas municipales fue de 431.713 euros. Supera los 364.000 ofrecidos inicialmente. Achacó la subida a contratos menores pendientes de contabilizar cuando se dio la primera cifra.

«Voleó» rápido las acusaciones de IU y PSOE de falta de transparencia. Aseguró que había expedientes municipales de la Davis «no completos y que no se pueden poner a disposición» de los ediles hasta que no lo estén. Añadió que «todos los decretos y lo aprobado por la junta local de gobierno» relacionado con esta competición se puede consultar. Defendió que el evento se gestionó «con legalidad y austeridad».

Quiso encadenar golpes ganadores apoyándose en el estudio de la Cámara de Comercio sobre la repercusión de la Davis: 11 millones recibidos por provincia y capital; 9 de beneficio neto o casi 2 millones en proyección de imagen de Córdoba. Después, su «juego» ganó en agresividad. Recordó que la Junta, a diferencia de lo que hizo con esta misma competición en Marbella (2009) y Sevilla (2004), no hizo aportación económica en el caso de la capital.

El PSOE: «Agujeros negros»

Y «subió a la red» para achicar espacios al portavoz municipal socialista, Juan Pablo Durán, al que le espetó una pregunta: «¿Está a favor de lo que se ha gastado en esto?». «Nosotros sí», contestó, dejando la pelota en terreno rival: «Si tuviéramos que priorizar entre este gasto y otro, lo volveríamos a hacer. Y vendrán más eventos de este tipo». «Damos por bien empleado el esfuerzo del Consistorio», dijo a modo de «smash».

El líder del PSOE arrancó con un «raquetazo» clásico: la queja por la falta de información sobre la gestión de la Davis. Fue a más y denunció que en la forma en que se llevó desde el Ayuntamiento la organización de esta cita había «agujeros negros y gordos». Así, aseguró que un documento que se les entregó recientemente incluía una relación de 18 contratos menores relativos a la celebración de la Davis «concatenados uno tras otro» por valor de unos 200.000 euros. Para él, «algo parecido sucedió» el pasado mandato «con la concatenación de contratos menores para un mismo fin por cifras que superaban la legislación vigente» y el PP, sostuvo, vio ahí una «ilegalidad» de IU: «el caso Cortinas».

Durán llegó a asegurar que «desvelaremos hasta el último céntimo de una mala gestión». Incluso, cuestionó los efectos de la Davis, ya que aseguró que la Cámara se basó para su informe en datos erróneos facilitados por Capitulares. Y añadió que, según la Seguridad Social, en la capital en septiembre «sólo 65 personas encontraron trabajo en la hostelería; por contra, 144 perdieron su empleo».

Su homólogo en IU, Francisco Tejada, avisó de que «no se nos entrega» la documentación, porque «los expedientes se están fabricando ahora tras el evento». «No tenemos casi nada de lo que pedimos, porque no existe. Aquí, lo que no ha sido bueno ha sido la gestión», criticó.

La contienda tomó tintes de partido de dobles cuando como portavoz del PP intervino el edil de Hacienda, José María Bellido. Éste replicó a Durán que los 18 contratos de la lista se cursaron «conforme a la legalidad» y que todos eran con firmas distintas, con lo que es imposible que haya habido una práctica fraudulenta que es la que se hace cuando se fracciona en varios un contrato a una empresa para que, por su bajo importe, se pueda beneficiar de ellos eludiendo un proceso de concurrencia y publicidad.

Como buen doblista, luego se replegó para que Torrico diera los últimos pelotazos. Así, a Durán le advirtió de que la contratación en la capital en septiembre respecto a agosto subió un 40%, según datos de la Junta. Y cerró el choque con una frase contundente. Acusó a la coalición y a los socialistas de «no querer que este tipo de eventos se hagan en Córdoba».

En cuanto a UCOR, la principal fuerza de la oposición se alineó con IU y PSOE, pero no entró a fondo en el choque. Se limitó a «calentar» en la banda, con alusiones genéricas para hacer de menos la repercusión económica del evento y denunciar también falta de documentación.