¿Serán así de fantásticos los rascacielos del futuro?

Una compañía innovadora proyecta un increíble edificio para dentro de 45 años: flexible, capaz de «comerse» la contaminación, autolimpiable y con balcones retráctiles

MADRIDActualizado:

Arconic es una compañía innovadora con sede en Nueva York que emplea nuevos materiales y técnicas avanzadas para fabricar productos de ingeniería y construcción. «Hacemos real lo imposible», prometen en su página web. Y quizás no imposible, pero sí fantástica es su propuesta para la creación de los rascacielos del futuro. Según la empresa, dentro de 45 años, estos grandes edificios dejarán de ser una especie de gigantescas estacas clavadas en el suelo para convertirse en algo mucho más versátil, sugerente y, ojalá sea cierto, ecológico.

Los ingenieros plantean la construcción de un impresionante rascacielos de 3 millas de altura con materiales todavía en desarrollo o que acaban de llegar al mercado. Lo ambicioso no se queda en la altura. La idea es que el inmueble tenga una fachada de aspecto orgánico -«que realmente parezca construida por el ser humano», dicen-, realizada a partir de materiales fabricados con una impresora 3D.

Emplearán una tecnología llamada EcoClean capaz de «devorar» el esmog, la indeseable contaminación característica de las ciudades, y purificar el aire a su alrededor. El sistema funciona con la ayuda de la luz y el vapor de agua, que se mezclan con unos químicos en el recubrimiento del edificio, de dióxido de titanio, para producir radicales libres. Estos átomos atraen los contaminantes del aire y los hacen desaparecer junto a la suciedad y la mugre, según publica Business Insider. El resultado es un edificio más limpio rodeado de aire más puro.

Además, el rascacielos dispondrá de unas ventanas retráctiles que podrán convertirse en un balcón de cristal de 3 metros cuadrados en menos de un minuto. De esta forma, el edificio «reaccionará» a las necesidades de sus habitantes en vez de ser al revés.

Aunque el planteamiento de un edificio construido en 3D pueda parecer algo demasiado atrevido, no es la primera vez que se propone. Dubai, por ejemplo, también estudia la creación de unas oficinas levantadas con esta técnica.