Rusia cree que radares de EE.UU. echaron abajo la nave Phobos-Grunt
La nave rusa Phobos-Grunt había sido lanzada para alcanzar la luna marciana Fobos - Archivo

Rusia cree que radares de EE.UU. echaron abajo la nave Phobos-Grunt

Probará con un experimento si la sonda se vio afectada por la actividad de cinco radares norteamericanos que en ese momento seguían un asteroide

madrid Actualizado:

Como si se tratara de una historia de la época del telón de acero, Rusia tiene a EE.UU. como su principal sospechoso en el asunto de la Phobos-Grunt, la nave que el pasado domingo se precipitó sobre la Tierra y arrojó un número indeterminado de fragmentos sobre el océano Pacífico frente a las costas de Chile. Las autoridades rusas comprobarán la hipótesis de que radares estadounidenses ocasionaron un efecto -no deliberado- en la sonda interplanetaria poco después de su lanzamiento, según informa la agencia RIA Novosti. La nave sufrió un fallo en su cohete propulsor por el que no pudo seguir su curso hacia Marte tras su lanzamiento a comienzos de noviembre y se desintegró al entrar en contacto con la atmósfera.

“Para comprobar la hipótesis se llevará a cabo un experimento en Tierra. Equipos similares a los instalados en Phobos-Grunt serán sometidos a la emanación equivalente a la magnitud total generada por el radares estadounidenses”, ha comunicado Yuri Kóptev, jefe de la comisión interdepartamental encargada de investigar las causas de la fallida misión.

Recordó que cinco radares estadounidenses, implicados en el estudio de un asteroide, estaban activos en la zona que Phobos-Grunt sobrevolaba durante su segunda vuelta alrededor de la Tierra. Agregó que el experimento, a realizarse en los próximos días en un polígono especial, ayudará a confirmar o a desmentir la versión de influencia no deliberada.

«Espero que no sea así»

Phobos-Grunt fue la primera sonda interplanetaria rusa lanzada en los últimos 15 años. Tras despegar el pasado 9 de noviembre desde la base de Baikonur, no pudo tomar rumbo a Marte por un fallo de motores y se quedó orbitando la Tierra. Fragmentos del aparato cayeron en la noche del 15 de enero sobre la parte sur del Pacífico, América del Sur y el Atlántico.

Kóptev declaró que la comisión por él presidida sigue barajando diversas hipótesis y espera confirmar alguna para el próximo viernes. “No tenemos conclusiones definitivas a día de hoy”, ha dicho. El dictamen de la comisión será presentado a la agencia espacial rusa Roscosmos que se encargará de publicarlo posteriormente.

El vicepresidente del Gobierno ruso y ex embajador de Rusia ante la OTAN, Dmitri Rogozin, también ha reconocido que la hipótesis acerca de los radares estadounidenses “tiene derecho a la existencia”. “Espero que no sea así”, dijo.