Resuelven por fin uno de los mayores misterios del milenario ejército de terracota chino

El hallazgo explica por qué las armas reales que portaban las miles de estatuas no se han oxidado con el paso de los milenios

Actualizado:

«Los guerreros de terracota y la mayoría de los materiales orgánicos del mausoleo se recubrieron con capas protectoras de laca antes de pintarlos con pigmentos. Pero, curiosamente, las armas de bronce no», explica el profesor Marcos Martinón-Torres (Universidad de Cambridge y anteriormente del Instituto de Arqueología de la UCL).