El Rey junto a la ministra de Sanidad, Ana Pastor; el presidente de la Generalitat, Francisco Camps; la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y los premiados.ISRAEL GARCÍA

El Rey recuerda que la investigación debe ser una «prioridad irrenunciable»

Su Majestad el Rey presidió en Valencia la entrega de los Premios Jaime I, que calificó de «referencia ineludible» del reconocimiento de la investigación en España

A. CAPARRÓS
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

VALENCIA. Su Majestad el Rey subrayó ayer en Valencia, donde presidió la ceremonia de entrega de los Premios Rey Jaime I, que la «actividad investigadora es un compromiso colectivo y una prioridad irrenunciable». Don Juan Carlos, que estuvo acompañado por la ministra de Sanidad, Ana Pastor; del presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, y de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, destacó en su discurso el significado «específico» de estos galardones, auspiciados por la Generalitat y la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados, ya que, según resaltó, «proponen un ejemplo de cooperación entre el sector público y la iniciativa privada, que promueven la potenciación de nuestra actividad investigadora».

En un acto solemne celebrado en la Lonja de Mercaderes de Valencia, el Monarca fue el encargado de entregar los galardones a los premiados de esta edición, en cuyo jurado estuvieron presentes quince premios Nobel. que fueron otorgados al profesor Carlos Martínez Alonso, en la categoría de Investigación; al doctor Pedro Schwartz, en Economía; al profesor Antonio Bayés, en el apartado de Medicina Clínica; al doctor Miguel Delibes de Castro, en Protección al Medio Ambiente, y al doctor Eugenio Coronado, en la categoría de Nuevas Tecnologías.

En su discurso, Don Juan Carlos se refirió al número creciente de vocaciones científicas, que «contribuyen con su trabajo al progreso del conocimiento en España y al incremento de la calidad de vida de los españoles». Asimismo, destacó el papel que en la ciencia española están protagonizando un elenco de jóvenes muy preparados, que garantizan la continuidad de la labor científica.

«Referencia ineludible»

Don Juan Carlos recordó durante su discurso el centenario «de la epopeya que dirigió en 1803 un hijo de esta Comunidad Valenciana, el doctor Francisco Javier Balmis». El Monarca se refería a «la expedición filantrópica de la vacuna de la viruela, que por expreso deseo del Rey Carlos IV llevó este remedio a Suramérica y Asia, y con la que, en palabras del ilustre médico mexicano Ignacio Chávez, España escribió una de las páginas más limpias, humanas y de más auténtica civilización de la historia».

Tras felicitar tanto a los premiados como a los organizadores de los premios, Don Juan Carlos concluyó su discurso «animando» a la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados a que «estos Premios sigan siendo una referencia ineludible de la gran empresa nacional del fomento y reconocimiento de la investigación y los investigadores españoles».