Randal Keynes, ayer en Barcelona. FOTO: YOLANDA CARDO

Randal Keynes: «La clonación de las especies era un juego peligroso para Darwin»

Randal Keynes asegura que la propia naturaleza se encargará de cicatrizar la herida del Prestige, igual que pasó en las islas Galápagos que también fueron víctima del vertido de un petrolero

ÁNGEL MARÍN
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

BARCELONA. El escritor Randal Keynes viajó el pasado miércoles hasta Barcelona para dar su apoyo a la nueva Fundación Amigos de las Galápagos España, que pretende conseguir fondos para proteger el ecosistema de este archipiélago ecuatoriano. La entidad española, que tienen como patronos a Galápagos Conservation Trust, la Fundación Charles Darwin y el Zoo de Barcelona, entre otros, pretende lanzar varias campañas educativas sobre la biodiversidad terrestre y marina en estas 128 islas del Oceáno Pacífico, situadas a unos 1.100 kilómetros al oeste de la costa de Ecuador. Este paraiso para la evolución de las especies es una de las máximas preocupaciones para el bisnieto de Charles Darwin, un experto en biodiversidad por herencia genética.

-¿Cómo influyó la teoría de la evolución en el pensamiento humano?

-Gracias a la teoría de Darwin, los humanos comprendieron que somos primos o descendientes de los primates y que a través de ellos estamos emparentados con todas las criaturas que existen en el planeta.

-¿El ecologismo o el naturismo forman parte de la herencia que dejó su bisabuelo a la humanidad?

-Sí, Charles Darwin fue la primera persona que entendió que todos los animales y los insectos viven juntos en equilibrio y que si éste se altera puede significar la muerte de todas las especies. Tenemos que encontrar este equilibrio entre la vida de los humanos y la vida del resto de animales y plantas del planeta.

-¿Cómo se consigue este equilibrio?

-Hay que estudiar y observar atentamente la biodiversidad marina y terrestre para intentar conservar la vida de las especies en peligro.

-¿La acción del hombre es la mayor amenaza que pesa sobre la naturaleza?

-Hay otras amenazas más serias como los cambios climatológicos, aunque la mano del hombre también está detrás de ellos. Darwin hubiera estado muy preocupado por estos cambios de clima, que tendrán efectos dramáticos en todo el mundo. Sus tremendas consecuencias sobre la vegetación afectarán negativamente en la vida de los animales que directamente dependen de los árboles y las plantas como fuente alimenticia y, por el efecto rebote, sufrirá el resto de las especies.

-¿Es partidario de la clonación para conservar las especies en peligro?

-La clonación de las especies era un juego peligroso para Charles Darwin. En su tiempo ya se hablaba de clonar humanos y mejorar la raza o de poder criar animales clonados en granjas. Él pensaba que era mejor dejarlo en manos de la naturaleza porque criar humanos o animales para mejorar la raza es antinatural.

-Pero si se utiliza esta nueva tecnología para salvar una especie en inminente peligro de desaparación, ¿también se opondría?

-En ese caso tan extremo, creo que hubiera aprobado su uso, pero sólo si el animal fuera el único de su especie y no hubiera más remedio que clonarlo para asegurar su continuidad.

-¿La biodiversidad marina se puede recuperar después de una catástrofe como la del Prestige?

-Tenemos que esperar que sí y hemos de hacer todo lo que podamos para ayudar a la naturaleza a cicatrizar esta herida. No podremos devolver la vida a las especies que ya han muerto por el vertido de petróleo, pero las que lograron sobrevivir y las que viven cerca del lugar del accidente volverán poco a poco a poblar la zona afectada. En las islas Galápagos hubo también hace unos años un vertido de fuel que provocó la muerte de muchas iguanas marinas. Las islas que no sufrieron esta catástrofe conservaron su población de animales marinos que, con el paso del tiempo y la mejora del ecosistema, fueron repoblando las islas afectadas.

-¿Las islas Galápagos son todavía un paraíso de la biodiversidad?

-Sí, un paraíso que ha sufrido las consecuencias de asimilar la llegada de especies foráneas, como gatos o perros, pero a pesar de esto todavía hay especies únicas en cada isla que no se encuentran en ninguna parte del mundo.