Un círculo de hadas en el desierto de Namibia.
Un círculo de hadas en el desierto de Namibia. - IUPUI

¿Quién es el autor de los misteriosos círculos de Namibia?

Científicos realizan nuevos análisis en la zona y descartan una de las teorías predominantes sobre la formación de estos enigmáticos parches sobre el terreno

MADRIDActualizado:

Los llamados círculos de hadas son uno de los grandes misterios de la naturaleza. Contados por decenas de miles, se encuentran en el interior del desierto de la costa de Namibia, que se extiende desde el sur de Angola hasta el norte de Sudáfrica. Estas calvas de tierra rodeadas por anillos de hierba varían en tamaño desde los 3,5 metros a los 34,7 metros. Sus orígenes todavía son debatidos por los investigadores, que no se ponen de acuerdo de quién o qué ha podido formarlas.

Un nuevo estudio realizado por un equipo de la Universidad de Indiana-Universidad de Purdue en Indianapolis pretende arrojar nueva luz sobre el enigma. Y los resultados, publicados en la revista Journal of Geophysicial Research: Biogeosciences, respaldan la hipótesis de la auto-organización. Esta teoría dice que el patrón de la vegetación circular es creado por la competencia por el agua escasa. Se cree que estas calvas filtran más las precipitaciones y actúan como reservorios de agua, a los que puede acceder la hierba a lo largo de los bordes del círculo.

Otra de las teoría principales sobre los círculos de hadas es que son creados y mantenidos por las termitas de arena, que limpian la vegetación en el área de sus nidos. Al hacer el suelo poroso, las termitas establecen reservorios permanentes de agua de lluvia por debajo de la superficie, que les sustentan a ellas y a las plantas de los alrededores. Hace tan solo unos meses, investigadores de las universidades de Princeton y New Jersey, reconciliaban estas dos soluciones más probables (el crecimiento autorregulado y la acción de las termitas) en una serie de simulaciones informáticas.

Las simulaciones mostraban que, en lugar de competir entre ellas, ambas explicaciones se combinan para producir esos extraños patrones circulares. Su trabajo mereció la portada de la prestigiosa revista «Nature», pero los científicos de Indianápolis no están de acuerdo con esos resultados.

Los investigadores realizaron extensas mediciones de la tasa de infiltración, la humedad del suelo, la distribución del grano del sedimento, etc, de múltiples círculos y espacios entre ellos. Los caudales de infiltración de agua se midieron dentro y fuera de los círculos, con tasas de infiltración muy rápidas grabadas dentro de la parte interior de los círculos. Las tasas de infiltración más rápidas las dieron las partículas más gruesas dentro de los círculos. El equipo también encontró que las raíces de la hierba alrededor de los círculos eran mucho más grandes en el interior del anillo de hierba en comparación con el exterior.

«Eso significa que el césped pone sus raíces en el lado interior del anillo, compitiendo por el agua», dice Lixin Wang, uno de los autores del estudio.. «Cuando llueve, el agua fluye hacia el borde de los círculos, donde las raíces de la hierba pueden utilizarla».

«No hay termitas»

«Nuestra investigación proporciona nuevos conocimientos y los datos experimentales sobre los procesos ecohidrológicos asociados con círculos de hadas», señala. Además, el equipo llevó a un experto en termitas para buscar evidencias de estos insectos en los círculos y «no había ninguna señal de actividad de termitas de arena en absoluto», asegura Wang. «Nuestros resultados parecen apoyar la teoría de la autorregulación de la formación de los círculos de hadas», escribieron los investigadores en su artículo.

El estudio supone algo más que intentar resolver un misterio que parece no tener fin. Según los autores, el análisis de la formación, la estructura y el crecimiento de los patrones de vegetación y sus interacciones con el ciclo del agua de la Tierra puede mejorar nuestra comprensión de los procesos que están detrás de la dinámica de los ecosistemas con deficiencia de agua. Y eso esa es una cuestión vital en muchas partes del mundo.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe las noticias de Ciencia en tu correo todos los martes