Representación de las ondas gravitacionales de dos agujeros negros próximos
Representación de las ondas gravitacionales de dos agujeros negros próximos - NASA

Ondas gravitacionales: un hallazgo de más de mil científicos

Ser parte de una revolución científica, la apertura de una nueva ventana al universo, es un absoluto privilegio

Actualizado:

La ciencia es un trabajo duro, siempre existe la incertidumbre de saber si nuestras ideas llevarán, con el tiempo, a la solución de un problema. La duda aparece de forma natural, y el progreso es muy lento. Con frecuencia, se necesitan varios años para que un proyecto tenga éxito, expandiendo los límites del conocimiento un poco más.

Sascha Husa
Sascha Husa

Ser parte de una revolución científica, como el descubrimiento de las ondas gravitacionales (la apertura de una nueva ventana al universo) es un absoluto privilegio. El reconocimiento de los colegas es gratamente satisfactorio, pero el reconocimiento de la sociedad es incluso más importante y abrumador.

El premio Nobel sólo puede ser concedido a un máximo de tres personas,que este año han sido: Rainer Weiss, Kip Thorne y Barry Barish, padres del proyecto LIGO. Pero tal y como ha enfatizado Rainer Weiss: descubrir las ondas gravitacionales requirió del duro trabajo y del ingenio de más de un millar de científicos e ingenieros de las colaboraciones LIGO y Virgo durante muchos años.

Nuestro grupo de investigación ha contribuido con el cálculo de unos modelos matemáticos que describen, a partir de las ecuaciones de Einstein, la “canción final” de una fusión de agujeros negros, y que son utilizados para analizar los datos registrados por los detectores de LIGO. Como recompensa, nuestro grupo de investigación acaba de vivir una experiencia única: ser parte de un descubrimiento que ha recibido el premio Nobel. La atención de la sociedad, el interés de los medios, los flashes, sentirse como una estrella de rock durante una hora, ha sido muy emocionante para todos nosotros.

Con el tiempo, la tecnología desarrollada para detectar las ondas gravitacionales encontrará otras aplicaciones en la vida diaria. No obstante, hoy podemos dar a la sociedad algo que es al menos igual de importante: el entusiasmo por los descubrimientos, el entusiasmo por intentar comprender mejor el universo, el entusiasmo por las ideas.

En los próximos años, observaremos muchos más agujeros negros, y con suerte estrellas de neutrones, lo que nos permitirá entender mucho mejor el ciclo de vida de las estrellas. En las próximas décadas, esperamos poder observar con ondas gravitacionales los primeros instantes tras el Big Bang. Queda mucho trabajo por hacer, y esperamos muchos descubrimientos que entusiasmen a toda la sociedad. Estamos profundamente agradecidos a los tres padres de nuestro campo, que hoy han recibido el premio Nobel, y a la sociedad que hace posible nuestro trabajo.

Ahora tenemos que volver a nuestras pantallas de ordenador, hay muchas ecuaciones que resolver, y muchos datos que analizar.

Sascha Husa es físico teórico del grupo de Relatividad y Gravitación de la Universidad de las Islas Baleares (UIB)