La noche de San Juan no es la más corta del año
La noche de San Juan no es la más corta del año - ABC

No, la noche de San Juan no es la más corta del año

Un desajuste en los calendarios nos llevan a creer que esta noche será la más breve. Pero esto ya ocurrió en el solsticio de verano

MADRIDActualizado:

Llega el verano y como cada año llegan las olas de calor, las canciones pegadizas y los tópicos. Uno de ellos es que la noche de San Juanes la más corta del año.

Pero en realidad, la noche más corta del año ocurrió del 21 al 22 de junio, en el día del solsticio de verano. En Madrid las horas de luz duraron 15 horas y 3 minutos, mientras que la noche solo duró solo 8 horas y 57 minutos.

La tradición le asigna a la noche de San Juan el título de la más corta del año a causa de un cambio de calendario (se pasó del juliano a gregoriano). De hecho, al principio de nuestra era y antes de que se aplicara una corrección, el solsticio de verano podía caer en el 23, 24, o incluso el 25 de junio. De ahí el origen de la confusión.

Pero lo cierto es que cada año los solsticios y equinoccios ocurren en un momento distinto, porque el calendario gregoriano no encaja con la duración de cada órbita de la Tierra alrededor del Sol, el año trópico.

Pero, ¿qué es eso del solsticio y por qué ocurre? La razón va mucho más allá de una mera señal marcada en el calendario y tiene que ver con el elegante baile que nuestro planeta mantiene con el Sol. Como informa el Observatorio Astronómico Nacional (Instituto Geográfico Nacional, Ministerio de Fomento), los inicios de las estaciones se definen como aquellos instantes en los que la Tierra se encuentra en una determinada posición en su órbita alrededor del astro rey.

En el caso del verano, esta posición corresponde al punto en el que el centro del Sol, visto desde la Tierra, alcanza su máxima declinación Norte (+23º 27'). Cuando eso sucede, la altura máxima del Sol al mediodía apenas cambia durante varios días, y a esta circunstancia se la llama solsticio (“Sol quieto”) de verano. En el momento en que el verano empieza en el hemisferio norte, en el hemisferio sur empieza el invierno.

Además, es habitual pensar que el día más largo del año será también el día en que el Sol salga más pronto y se ponga más tarde, pero no es así. Esto es debido a que la órbita de la Tierra alrededor del Sol no es circular sino elíptica y a que el eje de la Tierra está inclinado en una dirección que nada tiene que ver con el eje de dicha elipse.

Cuando el Sol está más alejado

Esto hace que un reloj solar y nuestros relojes, basados en un Sol medio ficticio, estén desajustados. El día en que el Sol sale más pronto es el 14 de junio, mientras que el día en que el Sol se pone más tarde es el 27 de junio.

Por estas fechas se da también el máximo alejamiento anual (afelio) entre la Tierra y el Sol: este año el máximo alejamiento se producirá el 3 de julio, con una distancia de unos 152 millones de kilómetros, 5 millones de kilómetros más que a principios de enero, cuando la distancia al Sol alcanza su mínimo anual.