La nave extraterrestre que nos vigilaba en 1991

La detección del primer objeto con una órbita similar a la Tierra suscitó todo tipo de especulaciones fantásticas hace un cuarto de siglo, pero ahora un estudio de investigadores españoles descarta cualquier naturaleza artificial

Actualizado:

Pocos días antes de la muerte del cantante Freddie Mercury, en noviembre de 1991, un astrónomo estadounidense llamado James Scotti descubría un objeto de varios metros de diámetro muy cerca de la Tierra y, lo que entonces era algo completamente inaudito, con una órbita muy similar. El sorprendente avistamiento suscitó todo tipo de interpretaciones, como que podría tratarse de un satélite que caía hacia nuestro planeta, ya que por la forma en la que reflejaba la luz parecía tener paneles reflectantes. Rápidamente surgieron las teorías más extravagantes. Algunos especularon con la idea de que no solo era una sonda artificial, sino que había sido colocada en nuestro vecindario próximo por una inteligencia extraterrestre con la intención de estudiarnos