Una hembra toma la comida de la boca de un macho - Lee Harten

Los murciélagos intercambian sexo por comida

Las hembras comen directamente de la boca de los machos, que después son «recompensados»

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las hembras de murciélagos de la fruta de Egipto que viven en cautiverio se acercan a los machos y, sin que estos parezcan molestarse, toman la comida directamente de su boca. Ellos ni se inmutan. ¿Es un acto de generosidad con sus compañeras? En absoluto. Un equipo de investigadores de la Universidad de Tel-Aviv explica en la revista «Current Biology» que los machos son recompensados a menudo con sexo. Y claro está, con descendientes.

«Las hembras suelen parir crías de los machos a los que gorronean la comida», señala Yossi Yovel, autor del estudio. Sus observaciones revelaron que esas interacciones comienzan muchas semanas antes del apareamiento. Con el tiempo, las hembras fortalecen esas interacciones con varios machos antes de aparearse con uno de ellos.

Murciélagos de la fruta de Egipto
Murciélagos de la fruta de Egipto - S. Greif

Después de observar tres colonias de murciélagos cautivos en el transcurso de un año, el equipo de Yovel descubrió que algunos individuos recolectaban comida para ellos mismos y otros la robaban a los primeros. Esto plantea una pregunta obvia: ¿por qué los machos permitían a otros ejemplares, principalmente hembras, quitarles literalmente la comida de la boca?

Hay una variedad de razones potenciales por las cuales los animales podrían estar dispuestos a compartir alimentos. En algunos casos, la comida se comparte con los familiares. En otros, el coste de defender los recursos alimenticios puede ser demasiado alto. Pero, también es posible que compartir alimentos tenga otros beneficios demorados, incluido el sexo.

Preferencias personales

Para explorar la hipótesis de alimentos por sexo en el nuevo estudio, los investigadores monitorearon una colonia de murciélagos cautivos durante más de un año. Más tarde determinaron la paternidad de las crías allí nacidas.

Los resultados fueron bastante claros. Las hembras dieron a luz a crías de machos que les habían proporcionado alimento, prestando apoyo a la hipótesis de comida por sexo en esta especie.

Un murciélago de fruta con crías
Un murciélago de fruta con crías - A. Dnilovich

Hubo algunos otros hallazgos intrigantes. Por ejemplo, los investigadores encontraron que casi no había superposición entre los machos preferidos por cada hembra. Esto sugiere que las hembras eligen a los machos basándose en alguna forma de preferencia individual. Esas preferencias personales también cambiaron de año en año.

Los investigadores dicen que en estudios futuros les gustaría explorar cómo estas relaciones evolucionan y cambian durante largos períodos de tiempo. También les gustaría descubrir cómo se desarrollan estas interacciones en poblaciones silvestres.

No es la primera vez que el sexo de los murciélagos es asunto de estudio. Científicos del Instituto Entomológico Guandong, en la ciudad china de Cantón, publicaba en 2009 cómo los murciélagos de la fruta practican sexo oral. Según ellos, la felación proporciona a la especie una ventaja adaptativa al prolongar el tiempo de cópula de los machos.