La lucha para que un chimpancé tenga abogado llega al tribunal de Estrasburgo
Matthew Pan / ABC

La lucha para que un chimpancé tenga abogado llega al tribunal de Estrasburgo

ABC.es | MADRID
Actualizado:

Ésta es la triste historia de Matthew «Hiasl» Pan, un chimpancé capturado en Sierra Leona por una empresa austriaca de ensayos clínicos que ahora vive en un refugio para animales en Viena. Científicos, biólogos y profesores universitarios llevan un largo tiempo luchando por liberarlo para que pueda regresar a la selva y disfrutar de su libertad, ya que consideran que un simio debe tener los mismos derechos que una persona. Y como tal lo tratan. Su última acción ha consistido en apelar al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo para que asigne un tutor legal que defienda los derechos de Matthew.

Matthew Pan había sido capturado a la edad de un año en 1982 en Sierra Leona, África, por encargo de una empresa de ensayos clínicos con animales y llevado «ilegalmente» a Austria, según informa la organización Proyecto Gran Simio. En el aeropuerto de Viena, las autoridades se lo quitaron a los empleados de la empresa y lo entregaron a una familia de acogida. Con el tiempo, acabó en un recinto de un refugio para animales de Viena. Pero dadas las dificultades económicas del refugio, la suerte del animal corre peligro.

Una persona anónima ofreció entregar al chimpancé una «gran cantidad de dinero», siempre que él fuera capaz de hacerse cargo de esa donación, de manera que no se perdiera en cubrir las demandas de los acreedores del refugio. Por ello, se solicitó un tutor para Matthew Pan, del que, en principio, sólo pueden beneficiarse las personas.

«Derechos elementales»

El juzgado de distrito, el Tribunal Superior de apelaciones, y el Tribunal Supremo de Austria, rehusaron decidir esta cuestión y rechazaron la demanda basándose en argumentos «de carácter técnico». Ante esta decisión, los demandantes han pedido al Tribunal Europeo de Derechos Humanos que anule el dictamen del Supremo basándose en la premisa de que «se quebrantaron el derecho a un juicio justo y otros derechos elementales».

En su apelación, el doctor Martin Balluch afirma que han presentado en las vistas ante los tribunales austriacos «cuatro declaraciones periciales de científicos y profesores universitarios de reconocido prestigio internacional, expertos en Derecho Constitucional, Filosofía del Derecho, Antropología y Biología, que apoyan esta postura» y asegura que «todo el mundo tiene derecho a un juicio justo, y los chimpancés también».

Otra demanda adicional ha sido interpuesta por Paula Stibbe, en nombre de Matthew Pan como su representante. «Todo el que conoce personalmente a Matthew Hiasl Pan le ve como una persona, en su hogar, en la selva africana, él podía haber cuidado de sí mismo sin necesitar un custodio, pero dado que fue secuestrado y trasladado a un entorno hostil, traumatizado y encerrado en un recinto, consideré necesario actuar en su representación para asegurarle el dinero de la donación y evitar su deportación», indicó.

Por su parte, el jurista Eberhart Theuer, que asesora a los demandantes, afirmó que «una representación similar para situaciones de emergencia, ya ha sido aceptada en cierto número de casos anteriormente por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, especialmente cuando personas que no pueden expresarse por sí mismas, necesitan que sus derechos sean salvaguardados».

Además, Proyecto Gran Simio anima a apoyar esta demanda escribiendo al Comisario Europeo de Derechos Humanos, Thomas Hammarberg, a la dirección commissioner@coe.int.