¿Llegamos a la Luna? Desmontando la teoría de la conspiración

Desde el mismo instante en que el Apolo 11 alunizó, existen teorías que denuncian un supuesto complot del Gobierno estadounidense

MadridActualizado:

20 de julio de 1969. Tras cuatro días de expedición, el Apolo 11 alcanza la superficie lunar. Neil Armstrong es el primero en abandonar la nave y caminar sobre el satélite. Las imágenes, seguidas en directo por más de 500 millones de espectadores a través de la televisión, forman parte de uno de los capítulos más brillantes de la historia de la humanidad.

Pero, ¿y si todo esto solo fuera un cuento? ¿Y si en realidad no llegamos a la Luna? Desde el mismo instante en que el Apolo 11 alunizó, existen teorías que denuncian un complot del Gobierno estadounidense. A día de hoy, miles de sitios de internet están dedicados a probar que la llegada a la Luna nunca ocurrió. Según estas teorías, se habría tratado de un burdo montaje, rodado con una nave de cartón piedra en un plató de televisión. El motivo: no quedarse atrá en la carrera espacial y evitar ser humillados por los soviéticos.

Casi todas estas teorías se centran en supuestas anomalías en fotos y vídeos difundidos por la NASA. Estos son algunos de sus argumentos:

«No se ven las estrellas y, en cambio, a los astronautas se les ve perfectamente»

La superficie lunar refleja la luz con mucha intensidad. Por tanto, para su correcto registro fotográfico es necesario emplear un tiempo de exposición relativamente corto, que impide recoger el brillo de las estrellas, menos intenso. De igual manera, los trajes blancos de los astronautas reflejan toda la luz proveniente del Sol y también de la propia superficie de la Luna.

«El rover es demasiado grande para haber ido en la nave»

En realidad, el vehículo lunar no se utilizó hasta la misión Apolo 15. Viajó plegado, como una gran figura de origami, adosado a la superficie de la nave. En el vídeo se puede ver como los astronautas son instruidos en su montaje.

«El alunizaje no levantó polvo»

Sí, lo hizo. Sin embargo, al no haber atmósfera, este apenas quedó unos instantes en suspensión.

«La bandera ondea pero en la Luna no hay viento»

Efectivamente. La ausencia de atmósfera significa que tampoco existe viento que pueda mecer la bandera. Para algunos es la prueba definitiva de que el alunizaje se rodó en la Tierra. Sin embargo, la bandera, en realidad, no ondea. Se mueve mientras los astronautas la colocan y después se mantiene fija, con un característico doblez que se repite en cada imagen.

«El plató de Stanley Kubrick»

Una de las leyendas más extendidas es que el cineasta estuvo a cargo de la supuesta recreación. El propio Kubrick habría diseminado pistas del engaño en algunas de sus películas. El falso documental «Operación Luna» ahonda en esta teoría, para deleite de los más conspiranoicos.

«Nunca hemos vuelto»

Rotundamente falso. Lo hemos hecho en otras cinco ocasiones. Existieron en total 17 misiones del programa Apolo y el último alunizaje tuvo lugar en 1972. Después se dio prioridad a otras misiones espaciales.