Shalizan Sharipov, a la izquierda, junto al estadounidense Leroy Chiao. NASA

La llegada de una nave con alimentos pone fin a la crisis en la estación espacial

Los astronautas Sharipov y Chiao no llegaron a pasar hambre, pero se vieron obligados a racionar la comida, a causa de un fallo de previsión sin precedentes

ABC/
Actualizado:

MOSCÚ. El acoplamiento del carguero ruso «Progress M-51» con la estación espacial internacional (ISS), registrado durante la madrugada del domingo, alivió la delicada situación de sus dos inquilinos, que estuvieron a punto de abandonarla por falta de alimentos. La nave «Progress», que tardó más de 30 minutos en cubrir los 160 metros que le separaban de la base ISS en la última fase del acoplamiento, transportaba dos toneladas y media de combustible, agua, oxígeno, repuestos y comida, que permitirán reponer las exiguas reservas a bordo. El acoplamiento del carguero, que partió el pasado viernes desde el cosmódromo de Baikonur, en la república de Kazajastán, fue recibido con un prolongado aplauso por los técnicos rusos, según informa Efe. Las naves rusas Soyuz y Progress han sido el único eslabón entre la Tierra y la ISS desde el estallido en pleno vuelo del transbordador estadounidense «Columbia» el 1 de febrero del año 2003, accidente en el que murieron sus siete tripulantes.

El éxito de la operación ha supuesto un respiro para el astronauta ruso Salizhan Sharipov y el estadounidense Leroy Chiao, que corrían el riesgo de quedarse sin provisiones a partir de mediados de enero. En una situación sin precedentes, los astronautas se habían visto obligados a racionar la comida, debido a la falta de previsión en la elaboración de las porciones diarias de comida para los astronautas. «No pasaron hambre, pero se produjo un déficit de ciertos productos. En 40 años no había vivido semejante situación. En el futuro estudiaremos minuciosamente las raciones para la tripulación de la ISS», confesó Yuri Semenov, presidente de la Corporación de Cohetes Espaciales de Rusia. Chiao y Sharipov cenaron pollo la noche de Navidad y no pavo como hubieran querido.

Si por alguna razón la nave «Progress M-51» no hubiera llegado a la ISS en la fecha prevista, se habría ordenado a Sharipov y Chiao evacuar la base espacial y regresar a la Tierra el 30 de diciembre a bordo de la nave rusa Soyuz TMA-5, actualmente enganchada a la estación. Para evitar que se repita esta situación, la «Progress M-51« transportó siete contenedores adicionales con alimentos (dos con comida rusa y cinco con productos de la NASA). El carguero también llevó regalos de Navidad y postales de felicitación enviados por los familiares y amigos de los dos astronautas, que llegaron hace dos meses a la estación espacial internacional. «El grupo de psicólogos rusos y americanos enviaron calcetines con dulces, películas en DVD y discos compactos», desveló Olga Kozerenko, jefa del equipo de apoyo psicológico de la Academia de Ciencias de Rusia.