El director del Programa Industrial Aeroespacial israelí, Ofer Doron, presenta la nave que lanzarán a la Luna
El director del Programa Industrial Aeroespacial israelí, Ofer Doron, presenta la nave que lanzarán a la Luna - EFE

Israel anuncia que llegará a la Luna en febrero

Posará una nave no tripulada sobre la superficie de nuestro satélite para estudiar el magnetismo de las rocas

Actualizado:

Una nave espacial no tripulada de Israel será lanzada con destino a la superficie de la Luna en febrero de 2019, para convertir a este país en el cuarto en conseguir llegar a la Luna.

La nave espacial, desarrollada con capital privado por la firma SpaceIL, será lanzada desde Estados Unidos en un vehículo de lanzamiento orbital Falcon 9 de SpaceX durante el mes de diciembre. El alunizaje está fijado para el 13 de febrero de 2019.

Si tiene éxito, la misión convertiría a Israel en el cuarto país en hacer un alunizaje suave con un vehículo no tripulado en la Luna, sumándose a la Unión Soviética, Estados Unidos y China desde 1966. Estados Unidos sigue siendo el único país que realizó una misión tripulada a la luna, con seis aterrizajes lunares exitosos de la misión Apolo desde 1969 hasta 1972.

En una conferencia de prensa este 10 de julio, el consejero delegado de SpaceIL, Ido Anteby, declaró que se trata de la primera nave espacial privada, y la más pequeña, enviada a la superficie lunar. Tiene 2 metros de diámetro y aproximadamente medio metro de alto. Pesa 600 kilogramos. Cuando llegue a la Luna, pesará 180 kilogramos, una vez haya consumido el combustible.

La nave espacial SpaceIL también tiene una misión científica: descifrar los misterios magnéticos de las rocas lunares. La investigación, realizada en cooperación con científicos del Instituto de Ciencia Weizmann en Rehovot, utilizará un magnetómetro en la nave espacial para intentar comprender cómo las rocas lunares recibieron su magnetismo, informa el diario 'Haaretz'.

Un viaje más largo

Después de su lanzamiento, la nave espacial SpaceIL será transportada a una órbita terrestre a unos 60.000 kilómetros de la superficie de la Tierra.

A partir de ahí, la nave espacial gradualmente irá a la Luna desde una órbita elíptica alrededor de la Tierra. Esto hará que el tiempo de viaje sea mucho más largo que en misiones pasadas a la Luna, si bien ahorra combustible y se reduce el peso de lanzamiento.

SpaceIL, fundada en 2010 por tres jóvenes ingenieros, anunció por primera vez los planes para un aterrizaje lunar antes del Premio Lunar X de 2012 de Google, que prometió 20 millones de dólares para el primer equipo que hiciera aterrizar con éxito un vehículo en la Luna.

Si bien el concurso terminó sin ganador, en 2014 SpaceIL lanzó una campaña de recaudación de fondos y recibió 16,4 millones de los donantes judíos estadounidenses Miriam y Sheldon Adelson.