Archivo

Una gran colisión entre asteroides disparó la biodiversidad en la Tierra

Sucedió en el cinturón de asteroides, y la nube de polvo resultante provocó una larga edad de hielo en nuestro planeta, hace 470 millones de años

MadridActualizado:

Un equipo internacional de investigadores, dirigido por científicos de la universidad sueca de Lund, ha descubierto que la ruptura de una gran roca de 150 km de diámetro en el lejano cinturón de asteroides, entre las órbitas de Marte y Júpiter ayudó, hace 470 millones de años, a "disparar" la biodiversidad en la Tierra.

Cuando el asteroide se rompió en pedazos, tras una colisión con otro cuerpo similar, todo el sistema solar interno se llenó de enormes cantidades de polvo, lo que provocó una edad de hielo en la Tierra y, posteriormente, niveles más altos de biodiversidad. El estudio acaba de aparecer en Science Advances.

Durante las últimas décadas, los científicos han empezado a comprender que la evolución de la vida en nuestro planeta depende, también, de los eventos astronómicos que suceden a nuestro alrededor. El asteroide que acabó con los dinosaurios hace 65 millones de años es solo un ejemplo de ello.

Ahora, sin embargo, y por primera vez, los investigadores han podido presentar un ejemplo muy diferente: un suceso astronómico lejano con fuertes repercusiones sobre la evolución de la vida en la Tierra.

Edad de hielo

Hace 470 millones de años, cuando el asteroide de 150 km quedó destruido, la enorme nube de polvo resultante impidió durante mucho tiempo que la luz del Sol llegara a nuestro planeta, dando lugar a una larga edad de hielo. El clima, que hasta ese momento había sido más homogéneo, cambió, y quedó dividido en varias zonas climáticas, con condiciones árticas en los polos y condiciones tropicales en el ecuador.

La enorme diversidad de especies de invertebrados que se dio durante ese periodo se produjo, según el estudio, como una adaptación al nuevo clima provocado por el asteroide destruido.

"Sería algo similar a estar en medio del salón y romper una bolsa de aspiradora -explica Birger Schmitz, profesor de geología de la Universidad de Lund y director de la investigación-, solo que a una escala mucho mayor".

El equipo de científicos llegó a esta conclusión tras medir el helio extraterrestre incorporado en los sedimentos del fondo marino petrificado de Kinnekulle, en el sur de Suecia. En su camino hacia la Tierra, ese polvo se enriqueció con helio cuando fue bombardeado por el viento solar.

"Este resultado -asegura Schmitz- fue totalmente inesperado. Durante los últimos 25 años nos hemos apoyado en hipótesis muy diferentes para explicar lo que sucedió en la Tierra en ese momento. Y no fue hasta que tuvimos las últimas mediciones del helio cuando todo encajó".

¿Solución al cambio climático?

El sorprendente hallazgo, opinan los científicos, podría ser muy útil a la hora de revertir el cambio climático terrestre si todos los intentos por reducir las emisiones de dióxido de carbono fracasan definitivamente. Según el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, en efecto, nos estamos acercando a una situación que recuerda las condiciones que prevalecieron justo antes de aquella lejana colisión de asteroides de hace 470 millones de años.

Durante la última década, se han discutido diferentes métodos artificiales para enfriar la Tierra en caso de una catástrofe climática. Y uno de esos métodos, ya demostrado teóricamente, podría ser el de colocar asteroides, como si fueran satélites, alrededor de la Tierra de tal forma que liberen continuamente polvo y bloqueen una parte de la luz solar.

"Nuestros resultados - concluye Schmitz- muestran por primera vez que ese polvo ya ha enfriado el planeta alguna vez, y de forma dramática. Nuestros estudios pueden brindar una comprensión más detallada y empírica de cómo funciona ese proceso, y eso a su vez puede usarse para evaluar si las simulaciones de los modelos actuales son, o no, realistas".

Recibe las noticias de ABC Ciencia en nuestra Newsletter.