El Gabarrón de Ciencia premia la evolución simbiótica de Lynn Margulis

FÉLIX IGLESIASVALLADOLID. El jurado del Premio Internacional de la Fundación Cristóbal Gabarrón de Ciencia e Investigación 2008 acordó ayer conceder por unanimidad este galardón a la investigadora

FÉLIX IGLESIAS. VALLADOLID
Actualizado:

El jurado del Premio Internacional de la Fundación Cristóbal Gabarrón de Ciencia e Investigación 2008 acordó ayer conceder por unanimidad este galardón a la investigadora norteamericana Lynn Margulis «por sus pioneras investigaciones en el campo de la biología y la evolución a través del estudio de ciertas bacterias», tal como se señala en el fallo del jurado, integrado por José Ballesta Germán, catedrático de Medicina de la Universidad de Murcia y consejero de Obras Públicas, Vivienda y Transportes de la Región de Murcia; Julio Fermoso García, catedrático de Medicina de la Universidad de Salamanca y presidente de Caja Duero; Luis Jaramillo Guerreira, director de Cope Castilla y León, y Regina Revilla Pedreira, directora de Relaciones Externas y Comunicación de Merck, Sharp & Dohme y Alberto Aguirre de Cárcer, subdirector de Información de ABC.

El acta del galardón a la profesora de la Universidad de Massachussets (EE. UU.) destaca de entre las aportaciones de Lynn Margulis, «la formulación de innovadoras teorías, como la simbiogénesis, que han permitido explicar el origen evolutivo de las células de los organismos complejos».

Asociación de células libres

Tal como explicó Alberto Aguirre de Cárcer, las investigaciones de Margulis se centran en demostrar que la evolución de la vida, en cualquiera de sus formas, no se originó por mutaciones introducidas por selección natural sino por la asociación de bacterias libres que fueron capaces de crear seres más complejos. Esta teoría discrepa no tanto de la formulada por Darwin como de los neodarwinistas, que defienden que la acumulación de mutaciones explicaría la aparición de nuevos organismos.

Para Lynn Margulis, una célula procariota capaz de obtener energía de los nutrientes orgánicos empleando el oxígeno molecular como oxidante, se fusionó en un momento de la evolución con otra célula procariota o eucariota primitiva al ser fagocitada sin ser inmediatamente digerida; un fenómeno frecuentemente observado. De esta manera se produjo una simbiosis permanente entre ambos tipos de seres: la procariota fagocitada proporcionaba energía y la célula hospedadora ofrecía un medio estable y rico en nutrientes a la otra. Este mutuo beneficio hizo que la célula invasora llegara a formar parte del organismo mayor, acabando por convertirse en parte de ella: la mitocondria.

Simbiogénesis

La teoría de la premiada es conocida como simbiogénesis por la cual al igual que las células eucarioticas -origen de protistas, animales, hongos y plantas- tiene su origen en la simbiosis, la mayoría de las adquisiciones de caracteres de los pluricelulares son producto de la incorporación simbiótica de bacterias de vida libre.Margulis, frente al neodarwinismo, niega que el genoma tenga la capacidad de hacer evolucionar a los seres vivos. Por el contrario defiende que son estos últimos los que evolucionan y estampan el resultado de esa evolución en el genoma.

No obstante, la premiada se considera darwinista con base en Lamarck, que explicó en los siglos XVIII y XIX la evolución de los seres vivos y la acomodación de los organismos a las circunstancias externas y a la herencia de tales adaptaciones, En su trabajo científico, Margulis considera que lo que se hereda es el conjunto del genoma de los organismos que aprende a convivir, considerando a la evolución el resultado de la interacción de las bacterias, organismos muy receptivos y sensibles.

Ejemplo de de lucha y tenacidad

El jurado del Premio Internacional de la Fundación Cristóbal Gabarrón de Ciencia e Investigación 2008 también destacó las dificultades e incomprensiones de gran parte del mundo científico para con el trabajo de Margulis, que tuvo que esperar quince años, hasta 1967, para ver publicados sus trabajos sobre simbiogénesis. José Ballesta Germán, que calificó la actitud de la investigadora como «ejemplo de lucha y tenacidad», además de haber sido capaz de unificar todo su trabajo científico entorno a la teoría de la simbiogénesis, cuya autora reconoce que aún le resta cerrar científicamente su demostración, aunque rechaza los argumentos que los neodarwinistas alegan para rechazarla.

Alberto Aguirre situó a Margulis entre «las diez investigadoras en activo más importantes»,ya que, a su juicio, consiguió explicar el origen de la complejidad estructural de nuestras células, algo que los científicos «llevaban años sin conseguir». De hecho utilizó las bacterias, tradicionalmente de dominio médico, para justificar la evolución de los organismos.