Físicos rusos descubren dos elementos superpesados que pueden cambiar la tabla periódica
Tabla periódica - Archivo

Físicos rusos descubren dos elementos superpesados que pueden cambiar la tabla periódica

Estos elementos químicos, cuyos nuevos nombres todavía no han sido difundidos, son los más pesados descubiertos hasta la fecha

moscú Actualizado:

Físicos rusos pertenecientes al Instituto Conjunto de Investigación Nuclear (JINR) han acreditado de manera oficial la sintetización de los elementos químicos más pesados descubiertos hasta la fecha, que podrían incluirse en la tabla periódica de los elementos, según ha informado la agencia de noticias rusa RIA Novosti.

La Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC) y la Unión Internacional de Física Pura y Aplicada (IUPAP) han necesitado tres años para determinar que el equipo del instituto de Dubna, cerca de Moscú, ha sintetizado exitosamente -en un trabajo conjunto con el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore de California- los elementos químicos 'superpesados' con los números atómicos 114 y 116.

El elemento 114 fue sintetizado en diciembre de 1998 bombardeando el núcleo de plutonio con núcleo de calcio, que tienen 94 y 20 protones respectivamente. El elemento 116 fue sintetizado en julio del 2000 tras bombardear el núcleo de curio, que tiene 96 protones, con núcleo de calcio.

El líder del equipo de investigación ruso, Yuri Oganessian, ha informado de que los científicos tienen ahora que enviar los nombres de los elementos para su aprobación por parte de la IUPAC. "La comisión mira si el nombre es aceptable de manera general de acuerdo a las tradiciones de nomenclatura -en honor de los planetas, el lugar donde ha sido descubierto o en honor a grandes científicos-", ha indicado.

Átomos que duran décadas

Oganessian no ha desvelado los nombres que los físicos rusos van a proponer, pero no ha descartado que uno de los elementos pueda ser nombrado en honor al físico soviético Georgi Flerov, quien dirigió el instituto en la etapa en que se consiguió la síntesis del elemento 105 en 1968, conocido como dubnio. El elemento 116 podría ser un derivado de Muscovy, en honor a la región moscovita.

El JINR pretende comenzar en breve experimentos para la síntesis del elemento 119 mientras continúan la búsqueda de la conocida como "isla de la estabilidad" en la secuencia de los elementos 'superpesados', que los científicos teorizan que supondría el descubrimiento de átomos que tuvieran una vida de décadas.

Los elementos químicos más pesados que el uranio, que tiene el número 92 en la tabla periódica, no aparecen de manera natural sobre la Tierra. Los dos nuevos elementos se desintegran en menos de un segundo. El elemento 116 apenas tiene una vida de varios milisegundos antes de convertirse en el 114, que tiene una vida de cerca de medio segundo antes de degradarse en copernicium, que entró de manera oficial en la tabla periódica en 2009.