Una nueva especie de insecto aparece en Murcia y Castilla-La Mancha
Opilo lencinai

Una nueva especie de insecto aparece en Murcia y Castilla-La Mancha

Denominado Opilo lencinai, mide alrededor de un centímetro, es estrecho y alargado y tiene un color inconfundible

ciudad real Actualizado:
Ecologistas en acción
Ecologistas en acción

Investigadores y entomólogos españoles han descubierto en Murcia y Castilla-La Mancha una nueva especie de insecto, bautizado científicamente como "Opilo lencinai". Esta nueva especie es un endemismo -está reducido a un espacio geográfico reducido- que por el momento únicamente se conoce en las provincias de Cuenca, Guadalajara y Murcia, según ha dado a conocer la organización Ecologistas en Acción. Las especies ibéricas del Opilo, cuyo hallazgo ha sido descrito en la revista científica Heteropterus, son estrechas y alargadas, miden entre poco menos y poco más del centímetro de longitud y tienen una coloración peculiar que los hace inconfundibles. Las hembras son algo mayores que los machos y más corpulentas, pero su aspecto es similar.

El nombre "lencinai" deviene en honor del entomólogo jumillano José Luis Lencina Gutiérrez, responsable de la investigación de campo, faceta en la que destaca entre los investigadores españoles dedicados al estudio de los coleópteros.

Este insecto es el quinto representante de la familia de los cléridos (Coleoptera, Cleridae) que resulta ser endémico -estrictamente ibérico- de las treinta y cinco especies registradas hasta ahora. Su importancia por tanto sería doble, ya que aparte de dicha condición, es un elemento clave en el complejo proceso de integración en el humus del suelo de la madera procedente de las partes muertas del árbol, en los ecosistemas ibéricos donde habita.

Control natural

Además, es un elemento de control natural de diversos enemigos de las masas forestales, como lo son ciertos escarabajos barrenadores de la madera (coleópteros anóbidos, cerambícidos y escolítidos), muy perjudiciales para muchos árboles -tanto frondosas como coníferas- y arbustos de los bosques ibéricos, sobre los cuales depreda (tanto los adultos como las larvas).

Sobre esta nueva especie, apenas se conoce nada de su biología y ecología, pero se han sentado la base más elemental para que se puedan emprender estudios sobre los diversos aspectos biológicos.

La nueva especie incrementa las cifras de la biodiversidad peninsular y ofrece un nuevo argumento para considerar la importancia de conservar los bosques españoles y preservarlos de la avidez de los "intereses comerciales" que tanto los están cercenando, dice Ecologistas en Acción.