Recreación del Eretmorhipis, el ornitorrinco del Triásico
Recreación del Eretmorhipis, el ornitorrinco del Triásico - Gianluca Danini

Descubren un extraño reptil parecido al ornitorrinco que cazaba mediante el tacto

Vivió en el Triásico inferior, medía 70 centímetros de largo, con un cuerpo largo y rígido, cabeza pequeña y ojos diminutos

MadridActualizado:

Hoy no sobreviviría, pero el Eretmorhipis no tenía rival en su época. Hace 250 millones de años, en el Triásico inferior, se podía encontrar nadando en los mares poco profundos de China a esta extraña criatura que se parece al ornitorrinco actual pero que, en realidad, era un reptil marino. Con un pico similar al de este mamífero, tendría un cuerpo largo y rígido con una envergadura de 70 centímetros, cabeza muy pequeña y unos ojos diminutos. Además, contaba con cuatro aletas para nadar y unas raras protuberancias en su espalda. Y tiene intrigados a los científicos.

El equipo liderado por el profesor Ryosuke Motani, paleontólogo de la Universidad de California, del departamento de Ciencias de la Tierra y Planetarias de Davis y coautor del artículo que ha sido publicado esta semana en « Scientific Reports» ha estudiado dos nuevos fósiles que, al contrario que los restos hallados con anterioridad, conservaban la cabeza.

«Este es un animal muy extraño», afirma Motani. «Cuando empecé a pensar en su biología, me quedé realmente perplejo». Esto es así porque los cráneos tenían evidencias de que los huesos habrían soportado cartílagos y, al igual que el ornitorrinco, presentaban un agujero en el centro, en el que se anclaría el pico, que estaría dotado de receptores que le permitirían cazar gracias al tacto en arroyos fangosos.

No hay fósiles que muestren lo que comía el Eretmorhipis, pero probablemente se alimentaba de camarones, lombrices y otros invertebrados pequeños, explica Motani.

Su cuerpo largo y huesudo señala, además, que este reptil con forma de ornitorrinco probablemente fue un mal nadador.