Las flores de esta planta pueden adoptar distintas estrategias sexuales
Las flores de esta planta pueden adoptar distintas estrategias sexuales - Chris Martine

Descubren en Australia una planta que es macho, hembra y bisexual

«Solanum plastisexum» tiene una sexualidad que asombra a los científicos

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Científicos de la Universidad Bucknell (Australia) han descubierto una especie de planta que puede ser masculina, femenina y bisexual. Los investigadores han publicado el descubrimiento en la revista PhytoKeys y han llamado al especimen, que se describió en 1970 pero que no había sido nombrado, como Solanum plastisexum, en honor a su plástica vida sexual.

«Casi siempre, cada especie de planta opta por un tipo de exprexión sexual primaria», ha explicado en un comunicado Chris Martine, primer autor del estudio. «Pero lo que hace a Solanum plastisexum destacar es que es una de las pocas que lo hace todo. Realmente nunca sabes qué te vas a encontrar al mirarla».

El 85 por ciento de las 257.000 especies de plantas con flor ( angiospermas) conocidas tienen flores bisexuales, en las que los órganos sexuales masculinos y femeninos conviven en la misma flor. El 15% restante opta o bien por las flores unisexuales (como las plantas del género Cannabis) o por plantas enteras que son masculinas o femeninas.

El reino de la fluidez sexual

Pero Solanum plastisexum, por lo demás conocida como tomate de arbusto de Dungowan, no sigue las mismas reglas. Esta especie opta por la fluidez sexual. Según los auotres del estudio, su nombre «no solo refleja la diversidad sexual de esta especie», sino que también «es un reconocimiento de que esa especie es un modelo que refleja la fluidez sexual presente en el reino de las plantas, donde cualquier tipo de forma reproductiva que uno pueda imaginar, dentro de los límites de las plantas, está presente».

Tal es así que los botánicos que se encontraron esta especie en los setetenta no supieron qué tipo de sexualidad asignarle. Pero ahora, gracias a los estudios de ADN, realizados al recoger plantas en la remota región del Territorio del Norte, en Australia, el equipo de Martine descubrió que todas las plantas catalogadas pertenecen a la misma especie, y que esta no había sido descrita hasta ahora.

También se ha descubierto que este tomate tan peculiar es un pariente lejano de la berenjana de cultivo y de otras dos especies recientemente descubiertas por el equipo de Martine.

Para los autores este descubrimiento no solo refleja la diversidad sexual de las plantas, sino lo falaz que resulta tratar de encajar a todos los seres vivos en una idea de sexualidad «normativa» y binaria, con dos formas distintas y desconectadas. Como ocurre en otros ámbitos, la naturaleza suele ser más rica y compleja que las propias ideas que se tienen sobre ella.