Craig Venter trabaja en el primer cromosoma por completo artificial

S. B.MADRID. Un equipo de investigadores de Synthetic Genomics, la empresa regida por Craig Venter en Rockville (Maryland. EE.UU.), ha desarrollado por primera vez un cromosoma completamente

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

S. B.

MADRID. Un equipo de investigadores de Synthetic Genomics, la empresa regida por Craig Venter en Rockville (Maryland. EE.UU.), ha desarrollado por primera vez un cromosoma completamente artificial, una larga «cinta» de ADN obtenida en el laboratorio y que contiene «toda la información genética que un microbio necesita para vivir y reproducirse», según recogía en su edición de ayer el diario «The Washington Post».

En un nuevo paso hacia la creación de vida artificial, Venter hará públicos los detalles sobre este nuevo trabajo a primeros del año próximo. Una vez comprobado que la inserción de un cromosoma natural en una célula induce su desarrollo y reproducción, el «mago» de la genética tratará de demostrar que puede obtenerse el mismo resultado con un cromosoma artificial, lo cual demostraría que pueden lograrse células vivas «de diseño» con cromosomas completamente artificiales. Venter confía en alcanzar este resultado antes de que termine 2008.

Como el software que uno baja de internet puede configurar un ordenador a voluntad, así espera Venter actuar sobre los organismos unicelulares introduciendo en ellos por medio de cromosomas artificiales toda la información genética necesaria para guiar su desarrollo y su reproducción. Un paso casi definitivo en pos de la vida artificial.

El paso siguiente para los investigadores de Synthetic Genomics sería la obtención de organismos pluricelulares de diseño, la producción celular en masa con la que se podrían sintetizar, por ejemplo, organismos complejos capaces de producir etanol, hidrógeno u otros tipos de carburantes. El negocio es el negocio, y la empresa de Venter, como cualquier otra, busca el beneficio que, en su campo de trabajo, pueden aportarle las patentes. Porque sería cuanto menos arriesgado pensar que pretende pasarse al campo de los biocarburantes.