Craig Venter, a favor de la selección y no de la manipulación genética

Madrid. Efe
Actualizado:

El científico estadounidense Craig Venter, uno de los principales impulsores de la secuencia completa del genoma humano, se ha mostrado a favor de la selección genética, pero no de su manipulación, lo que a su juicio no es imposible.

Venter, durante una entrevista con Efe, explicó que la genética trabaja a partir de la selección, pero no de la ingeniería, y citó como ejemplo que al examinar una célula para efectuar una fecundación in vitro se puede observar un defecto genético y optar por no llevar a cabo la implantación.Respondió contundente que "no vamos a tener bebés de diseño en elfuturo", pero aseguró que existen familias con hasta tres hijos conenfermedades genéticas "muy severas" que desean tener un hijo sano yque optan por este tipo de fecundación para someter las células a untest temprano que determine la existencia de un defecto genético;"eso es selección", señaló.El científico estadounidense, quien comparte con otros cuatroinvestigadores el Premio Príncipe de Asturias de InvestigaciónCientífica y Técnica, insistió en que todas las diferenciasbiológicas entre las personas son mínimas y en que aproximadamenteel 0,2 por ciento de la información genética hace a cada personadiferente.Observó que dos gemelos comparten exactamente la mismainformación genética y sin embargo acaban siendo personascompletamente diferentes, y concluyó que lo que es una persona sedetermina después de que el código genético ya existiera, debido ala influencia de múltiples factores (ambientales, culturales onutricionales, etc.).Ante el riesgo de que surja una nueva "discriminación genética",apostó por promulgar nuevas leyes que eviten hacer un mal uso de lainformación genética, y afirmó que la discriminación "no está basadaen el conocimiento, sino en supersticiones y prejuicios".Craig Venter se refirió a las discriminaciones raciales que sehacen a pesar de que ya está demostrado que no existen diferenciasgenéticas entre una y otra raza.Reiteró el caso de una empresa de ferrocarriles de EEUU queestaba haciendo exámenes genéticos a sus empleados para detectarquiénes padecían o eran más propensos a sufrir una determinadaenfermedad, a pesar de que ésta no tenía una base genética, lo que asu juicio demuestra cómo "la ignorancia" puede conducir a hacer unmal uso de la ciencia y de que ello provoque la discriminación, porlo que insistió en regular legalmente la situación.Venter, quien se desplazó esta semana a Madrid para intervenir enun curso sobre la implicación del genoma en las patologías humana,comparó el ritmo de las investigaciones que sigue su empresa (CeleraGenomics) y el del Consorcio público Proyecto Genoma Humano (del que forman parte Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Japón y China).Aseguró que él ha mantenido siempre la necesidad de avanzar másrápidamente y lamentó que a pesar de contar con muchos más fondos,los investigadores que trabajan para la iniciativa pública no tengan"una sensación de urgencia" y asuman que algunos hitos de lamedicina pueden depender de esta información."No se trata de una carrera, pero sí de sacar una información quepuede ser muy útil para curar algunas enfermedades", señaló Venter,quien aseguró que el consorcio público necesitará cuatro años paraconseguir lo que ya tiene Celera Genomics, y lamentó también quehayan rechazado utilizar las mismas herramientas para avanzar másrápido en las investigaciones."Es como si nosotros fuéramos en coche y ellos en caballos ycarros", manifestó el científico estadounidense. Craig Venter apostó por un cambio de hábitos de la política sanitaria, y por incidir en la prevención a partir de la utilización de la información genética de la persona para conocer la propensión de las personas a sufrir una enfermedad y adoptar las medidas necesarias con antelación."Nuestro sistema médico tiene que evolucionar y cambiar para quelos métodos de prevención se conviertan en rutina", aseguró Venter,quien señaló además que la prevención es más barata que eltratamiento.