El asteroide 2019 DN estará a tan «solo» 5, millones de kilómetros
El asteroide 2019 DN estará a tan «solo» 5, millones de kilómetros - ABC

Un asteroide tan grande como la Gran Pirámide «rozará» hoy la Tierra

La gran roca espacial pasará a una distancia de unos 5 millones de kilómetros de nuestro planeta, por lo que no supondrá ningún riesgo

MadridActualizado:

Ha copado titulares alarmantes alrededor del mundo: un asteroide del tamaño de la Gran Pirámide de Giza «rozará» la Tierra este viernes cuando marquen las 17.19 horas en la península. Y lo hace apenas unos días después de que otra gran enorme roca pasease por delante de nuestro planeta el pasado lunes. Así que ahora la pregunta es: ¿corre peligro nuestro mundo?

Según afirman los investigadores, no. De hecho, este asteroide, llamado 2019 DN, pasará mucho más lejos que el de principios de semana, que nos sobrepasó a 1,1 veces la distancia de la Luna a la Tierra -el vuelo más cercano de una roca espacial programado para 2019-. Ahora el margen se amplía hasta 13 veces, situándose a unos 5 millones de kilómetros de nosotros.

Aunque es cierto que se trata de uno más grande que, según las estimaciones de los astrónomos, tiene una envergadura de entre 90 y 200 metros de diámetro (la Gran Pirámide de Egipto mide 230 metros de largo, por ello la comparación), su tamaño está dentro del rango normal de los asteroides que nos «rozan» muy a menudo (casi a diario, de hecho), según el cuadro de acercamientos cercanos registrados por la NASA. En él también se indica que su velocidad es de algo más de 7 kilómetros/segundo, bastante rápido si se compara con nuestros transportes, pero lento si se compara con otros objetos que también se acercarán a nosotros en los próximos días.

Aunque pueda alarmar el tamaño de la roca, no se trata de la primera que nos «roza». De hecho, este mes está previsto que otro asteroide de entre 100 y 230 metros se acerque a la Tierra el próximo 20 de marzo (y, además, a menor distancia). Sin embargo, desde la NASA quieren enviar un mensaje tranquilizador: «Muy pocos de estos cuerpos son peligros potenciales para la Tierra, pero cuanto más los sepamos y entendamos, mejor preparados estaremos para tomar las medidas adecuadas si uno se dirige hacia nosotros», afirman.

¿Qué pasará con el asteroide de septiembre?

Las noticias sobre rocas que pueden «rozar» o incluso directamente impactar sobre la Tierra se han propagado rápidamente durante los últimos meses sobre todo debido a las informaciones relativas al asteroide 2006 QV89. Con 40 metros de diámetro, se asevera que podría chocar contra nosotros el próximo mes de septiembre, con una probabilidad estimada en estos momentos en 1 entre 11.428.

Sin embargo, tampoco debe preocuparnos demasiado: se encuentra todavía tan lejos que considerarlo una amenaza es casi practicar la adivinación. Hasta julio, cuando se acerque lo suficiente para saber cuál será su trayectoria final, resulta una incógnita espacial a 44.000 kilómetros por hora.

«La incertidumbre es demasiado grande para poder evaluar el riesgo de impacto», explica a ABC José María Madiedo, profesor de la Universidad de Huelva y miembro de la Red Española de Investigación sobre Bólidos y Meteoros. Hay que vigilar, pero no alarmarse. «No hay una situación de emergencia, ni mucho menos», subraya el investigador. Los programas de seguimiento rastrearán la trayectoria del asteroide como lo hacen con otros objetos similares y en julio sabremos realmente a qué distancia visitará la Tierra. Los cuerpos de un tamaño similar a 2006 QV89 son bastante numerosos y deben ser monitorizados para descartar cualquier peligro.

Rocas potencialmente peligrosas

Las rocas potencialmente peligrosas deben presentar unas medidas a partir de 140 metros de diámetro, según explica la NASA. Las rocas por debajo de estas medidas probablemente exploten en la atmósfera y de algunas se notaría algún daño a nivel local, como el episodio ocurrido en Chelyabinsk (Rusia) en 2013, cuando una roca de unos 20 metros provocó casi 1.500 personas heridas y causó daños en edificios e instalaciones. Aún así, estos fenómenos no son para nada ordinarios.

Sin embargo, solo los meteoritos de cientos de metros o más de un kilómetro pueden causar daños a escala planetaria, como el que acabó con los dinosaurios hace 66 millones de años -si bien recientes estudios afirman que se sumaron otros factores-. Por fortuna, «no hay ninguna amenaza de ese calibre en los próximos cien años», asegura Madiedo.