La bebida proporciona la euforia del alcohol sin sus problemas de salud, según sus creadores
La bebida proporciona la euforia del alcohol sin sus problemas de salud, según sus creadores - Adobe Stock

Alcosynth, la bebida sin alcohol que emborracha pero no da resaca

Un científico británico crea una alternativa sintética saludable a los licores: anima y da euforia sin dañar al organismo

MadridActualizado:

El científico David Nutt, director de la unidad de neuropsicofarmacología en el Imperial College de Londres, está convencido de los peligros del alcohol. Asegura que es aún peor que el crack y que el límite seguro para la bebida sería una copa de vino... al año. Por ese motivo, en los últimos años ha desarrollado un alcohol sintético seguro llamado Alcosynth o Alcarelle, que proporciona la alegría del alcohol pero sin las resacas ni los problemas de salud. Ahora, pretende sacarlo al mercado.

«La industria sabe que el alcohol es una sustancia tóxica», dice Nutt al diario británico «The Guardian». «Si se descubriera hoy, sería ilegal como producto alimenticio». Como psiquiatra, dice haber pasado la mayor parte de su vida profesional tratando a personas enganchadas a la bebida, y sabe cuáles son las consecuencias. Pero no deja de ser un tipo polémico: Hace una década fue despedido de su puesto como asesor de drogas del gobierno británico tras decir que montar a caballo era más peligroso que tomar éxtasis y además es copropietario de un bar de vinos.

Contradicciones aparte, Alcosynth empezó a gestarse en 1983 cuando Nutt era estudiante de doctorado y descubrió un antídoto contra el alcohol, una droga que revierte la embriaguez al actuar en una parte del cerebro llamada receptor de Gaba. Sin embargo, el antídoto no podía tener un uso clínico porque si se tomara accidentalmente estando sobrio, podría causar convulsiones.

Desde entonces Nutt ha aprendido que hay 15 subtipos de receptores de Gaba diferentes en múltiples regiones del cerebro que pueden ser estimulados para estimularlos sin efectos adversos. Es decir, sabe en qué partes del cerebro y cómo el alcohol tiene un efecto bueno o malo. Debido a que Alcarelle aún no se ha sometido a pruebas de seguridad, solo Nutt y algunas personas de su equipo lo han probado, mezclado con zumo porque no sabe bien por sí solo.

En cinco años, en el mercado

El investigador espera que su pócima pueda estar en el mercado en cinco años. «Obviamente, habrá pruebas para verificar que la molécula sea segura», dice Nutt al diario británico. «Y tenemos que demostrar que es diferente del alcohol, que no produce toxicidad». Por ejemplo, cuando nuestro hígado metaboliza el alcohol, produce el acetaldehído carcinógeno, y beber de forma constante puede dañar el hígado, aumentar el riesgo de padecer diferentes tipos de cáncer, enfermedades del corazón o accidentes cardiovasculares. No solo eso, la sustancia también evita la resaca.

La idea es que Alcarelle sea un ingrediente activo que se pueda suministrar a las empresas del sector para que puedan elaborar y comercializar sus propios productos. Uno de los obstáculos que creen que pueden encontrar es que se trate de un producto sintético, así que los investigadores intentarán buscar las mismas moléculas en la naturaleza.