Retrato de Alberto Sols
Retrato de Alberto Sols - Manuel Mampaso
100 aniversario de su nacimiento

Alberto Sols, el pionero de la Bioquímica en España

Este jueves se cumplen 100 años del nacimiento de este médico, investigador y científico español que impulsó un nuevo campo en el que los españoles luego cosecharon prestigio internacional

MADRIDActualizado:

«Ha sido el primer científico en implantar con éxito la Bioquímica en suelo español». Esta frase del Nobel Severo Ochoa resume probablemente la importancia de la figura de Alberto Sols, médico, investigador y científico español nacido en Sax, Alicante, un 2 de febrero de 1917, y quien recibió el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica en 1981.

Su importante labor contribuyó a formar un grupo de investigación en España de prestigio internacional. Además, fue catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid y Presidente-Fundador de la Sociedad Española de Bioquímica, entre otras muchas distinciones y cargos.

«Alberto Sols fue pionero en la investigación bioquímica en España. Formó numerosos discípulos, entre los que me cuento, y su labor ha sido esencial para el desarrollo de la Bioquímica en nuestro país», ha explicado a ABC la científica Margarita Salas. «Fue también pionero en la internalizalizacion de la investigacion biológica en España. Todos tenemos una deuda de gratitud con Alberto Sols».

En toda su carrera, publicó cerca de 200 artículos científicos, la mayoría en revistas de Estados Unidos. Además, su investigación científica contribuyó decisivamente a la comprensión de la regulación del metabolismo de los azúcares.

Retrato de Alberto Sols, en 1985
Retrato de Alberto Sols, en 1985 - EFE

Con motivo del 100 aniversario de su nacimiento, la Fundación Ramón Areces ha organizado un simposio para reconocer la importancia de un trabajo que resultó «crítico para la emergencia en España de una investigación bioquímica con verdadera proyección internacional».

Después de participar en la Guerra Civil española, se licenció en Medicina en 1944 y después se convirtió en profesor en la Universidad de Barcelona. Ya en 1951 marchó a Missouri (EE.UU.) para trabajar en uno de los laboratorios de enzimología más prestigiosos del mundo, donde Carl y Gerty Cori habían obtenido el premio Nobel en 1947 por sus trabajos sobre el metabolismo del glucógeno.

Alberto Sols (a la derecha) en 1952
Alberto Sols (a la derecha) en 1952 - GVA.ES

En enero de 1954 volvió a España y se instaló en Madrid en la Residencia de Estudiantes, para preparar oposiciones a colaborador del CSIC (institución fundada en 1939). Tuvo que hacer frente a muchas dificultades y una precaria situación económica y, por ejemplo, no fue hasta 1955 cuando obtuvo para su laboratorio el primer aparato moderno, una supercentrífuga.

A pesar de todo, fundó en Madrid un grupo de investigación dedicado a las enzimas y al metabolismo de los azúcares en el Centro de Investigaciones Biológicas (CIB) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Prestigiosa carrera a pesar de las dificultades

Sus buenas relaciones y conexiones con investigadores de Estados Unidos y la calidad de sus trabajos le facilitaron publicar una gran cantidad de trabajos en revistas internacionales y a aumentar su prestigio notablemente. En 1955 se trasladó a Oxford para ampliar sus conocimientos.

De vuelta en España, siguió publicando artículos científicos. En 1960 fue nombrado vicedirector del Instituto de Metabolismo y Nutrición y del Instituto Gregorio Marañón. En 1963 fundó la nueva Sociedad Española de Bioquímica, con el apoyo de Julio Rodríguez Villanueva, Manuel Losada y de sus discípulos.

En el año 1.968 Sols empezó a trabajar en estrategias para conseguir la vuelta del Nobel Severo Ochoa, que trabajaba en Nueva York, a España. Lo consiguió en 1985, después de trabajar en la creación del Instituto de Biología Molecular, institución fundada en 1975.

El premio Nobel Severo Ochoa recordó a Alberto Sols durante la inauguración del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIB)
El premio Nobel Severo Ochoa recordó a Alberto Sols durante la inauguración del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIB) - ABC

El 20 de junio de 1.981 se le concedió el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica en su primera convocatoria por un jurado presidido por Severo Ochoa. Recibió el premio el 3 de octubre por el entonces Príncipe Felipe.

En 1988 se convocaron por primera vez los premios bienales «Alberto Sols», que reconocen la mejor labor investigadora y el mejor trabajo científico.

En noviembre de 1988 se le concedió el premio Nacional de Investigación Científica Ramón y Cajal. En marzo de 1989 el Rey Juan Carlos le entregó el premio en el Palacio Real. Ya el 30 de mayo de 1989 ingresó en la Real Academia de Medicina.

Muchos otros honores y reconocimientos recordaron su importante labor. Murió repentinamente durante sus vacaciones en el verano de 1989, a la edad de 72 años.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe las noticias de Ciencia en tu correo todos los martes.