Los drones pueden ayudar a mejorar los sistemas de control del climay la monitorización de los cultivos
Los drones pueden ayudar a mejorar los sistemas de control del climay la monitorización de los cultivos - abc

Drones para controlar el clima de los invernaderos

Un grupo de investigadores españoles usa un robot aéreo para medir temperatura, humedad, iluminación y la concentración de CO2 en un invernadero de Almeria

Actualizado:

Un grupo de investigadores del Grupo de Robótica y Cibernética (RobCib) del Centro de Automática y Robótica (CAR) –una institución coparticipada entre la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)– ha utilizado un dron para medir la temperatura, humedad, iluminación y concentración de CO2 de un invernadero en Almería, según informa la agencia especializada en ciencia Sinc.

La capacidad del robot aéreo para desplazarse y colocar los sensores en cualquier punto supone una ventaja sobre otras alternativas como las redes de sensores. Así, esta tecnología puede ayudar a mejorar los sistemas de control del clima y la monitorización de los cultivos, según apuntan los autores de este estudio.

El trabajo del grupo de investigadores del Centro de Automática y Robótica (CAR) ha aparecido en la revista «Sensors». En esta publicación el grupo de investigadores español ha empleado un robot aéreo impulsado por cuatro hélices que se denomina cuadricóptero (quadcopter) o cuadrirrotor (quadrotor).

El uso de estos robots aéreos se está extendiendo por su tamaño reducido - su envergadura puede ir desde unos decímetros hasta uno o dos metros-, su bajo coste - de apenas unos pocos cientos de euros en algunos casos-, su capacidad de maniobra y la gran cantidad de equipos que pueden transportar (por ejemplo, cámaras o sensores).

Equipamiento con sensores

El quadrotor ha sido equipado con sensores de temperatura, humedad, iluminación y concentración de CO2, así como un controlador para recoger sus medidas y enviar los valores a través de una red inalámbrica.

Los investigadores han realizado un completo análisis de mecánica de fluidos computacional, que ha determinado la posición óptima para estos sensores y ha demostrado que los flujos de las hélices no producen interferencias en sus medidas. El quadrotor puede seguir de forma autónoma recorridos programados por el invernadero o desplazarse libremente en busca de anomalías en sus mediciones.

Todos los sistemas del dron han sido probados en un invernadero situado en el «mar de plásticos» de Almería. El robot ha recorrido la instalación al completo en alrededor de veinte minutos y ha generado mapas de temperatura, humedad, iluminación y concentración de CO2.

Sistemas rentables

Estos mapas se pueden utilizar, entre otras cosas, para asegurar que las condiciones ambientales son idóneas para el crecimiento de las plantas o para detectar fugas de temperatura y humedad debidas a defectos en las cubiertas.

Este trabajo abre la puerta para utilizar drones en invernaderos para llevar a cabo diferentes tareas. En estos momentos, estos proyectos de investigación desarrollados en universidades como la UPM están empezando a convertirse en sistemas comercializados por varias empresas.