El animal multicelular más primitivo de la Tierra es un fósil de esponja con 600 millones de años

Científicos chinos afirman haber encontrado un ser milenario que habitó nuestro mundo antes del período Cámbrico

Actualizado:

Un grupo de científicos pertenecientes al «Instituto Nanjing de Tecnología y Paleontología de la Academia de las Ciencias de China» han descubierto esta semana el que, a todas luces, podría el fósil más antiguo de un animal multicelular sobre la faz de la Tierra: una esponja con un mínimo de 600 millones de años a sus espaldas. Según ha explicado la agencia de noticias local Xinhua, este hallazgo permitirá revisar la fecha en la que empezaron a evolucionar los seres vivos.

Según explicó Yin Zongjun –uno de los responsables del proyecto- este fósil cuenta con características similares a las de las esponjas modernas. Entre ellas destaca que incluye tres cámaras tubulares y cuenta con una superficie muy porosa que permite que el agua fluya hasta el interior del animal.

A día de hoy, los científicos han puesto a este organismo el nombre de «Eocyathispongia qiania» y han señalado que cuenta con cientos de miles de células a pesar de su escaso tamaño.

Este descubrimiento indicaría, a su vez, que las esponjas primitivas habitaron la tierra antes del periodo Cámbrico (el cual se produjo hace aproximadamente 541 millones de años). Esta esponja milenaria indicaría, además, que las creencias de que existieron animales multicelulares hace 700 millones de años podrían ser ciertas. Con todo, los científicos han señalado que aún deben realizar las pruebas pertinentes para confirmar este dato.

Los expertos de este centro también han salido en defensa de su descubrimiento al determinar que, aunque ya existían indicios previos de esponjas con más de 600 millones de años de antigüedad, «no han sido aprobados». La razón, en sus palabras, de esta falta de corroboración científica es que carecían del tipo de poro distintivo, así como una estructura celular determinada.

«El descubrimiento de ejemplares adicionales corroboraría la idea de que el fósil no es un caso aislado y hubo esponjas en el Precábrico», ha señalado otro de los responsables del estudio.