«La conclusión con la que nos hemos encontrado es que lo bueno es hermoso»
«La conclusión con la que nos hemos encontrado es que lo bueno es hermoso» - FOTOLIA

La ciencia lo demuestra: ser amable te hace más atractivo

Un estudio de la Universidad Huazhong ha establecido que la personalidad puede contribuir a juzgar el atractivo facial

Actualizado:

Si hay algo que nos han enseñado las películas de Hollywood es que los adolescentes más simpáticos suelen ser menos agraciados físicamente que el resto y no tienden a ser muy solicitados por el sexo opuesto. Sin embargo, un estudio de la Universidad Huazhong en China (el cual ha sido publicado en la revista « Personality and indivual Differences») ha desvelado quem cuanto más amable es una persona, más atractiva es para el resto.

La investigación, liderada por el doctor Yan Zhang, ha establecido que existe una relación entre los rasgos de personalidad positivos y la percepción que el resto del mundo tiene de un determinado atractivo facial. «La conclusión con la que nos hemos encontrado es que lo bueno es hermoso. Es decir, la personalidad puede contribuir a juzgar el atractivo facial. Este fenómeno puede ser llamado también el “efecto halo”», han destacado los investigadores.

Para establecer esta conclusión, los expertos crearon un grupo muestra de 120 individuos a los que, en primer lugar, se les otorgaron 60 fotografías de mujeres chinas con una expresión neutra en su cara. El objetivo era que valoraran objetivamente su belleza independientemente de su carácter. Dos semanas más tarde tuvieron que calificar las mismas instantáneas, pero en esta ocasión las imágenes incluían descripciones de la personalidad de cada una de las protagonistas.

Así pues, se crearon tres subgrupos de análisis. Al primero se le dieron las fotografías en las que las mujeres eran definidas como «honestas» o «bondadosas». Por su parte, al segundo se le entregaron las mismas instantáneas, pero con descripciones en las que había palabras como «mezquinas» o «deshonestas». Finalmente, el tercer grupo tuvo que analizar las imágenes, pero sin adjetivos y con facción neutra de nuevo.

Si en la primera ronda todo el grupo llegó a las mismas conclusiones (o similares) en este caso aquellos a los que se les entregaron imágenes de mujeres más « amables» consideraron que eran más seductoras que en el primer estudio. Sin embargo, los que recibieron las instantáneas con descripciones negativas establecieron que su grado de atractivo había bajado.

Aunque varios expertos han señalado que las conclusiones del estudio tienen algunas limitaciones como el escaso número de personas que había en el grupo de estudio, algunos psicólogos como Scott Barry Kaufman (a quién entrevistó el diario « HuffPost») ya han destacado su importancia: «Desde la perspectiva de la evolución, hay muchas formas de demostrar el atractivo que una persona posee como potencial pareja, y estas se extienden en la actualidad a la conducta y la psicología del individuo».