Desarrollan un material «tallado» con la luz que soporta 160.000 veces su peso
La repetición de esta estructura le confiere al material resistencia y ligereza - mit

Desarrollan un material «tallado» con la luz que soporta 160.000 veces su peso

Es tan ligero como el humo pero 10.000 veces más rígido. Se trata de un «aerogel» que tiene un «enrejado» interno que le da resistencia. Podría usarse en aviones, naves espaciales y coches

Actualizado:

Imagina un material tan ligero como el humo pero que a la vez es ultra-rígido. Imagina ahora sus posibles aplicaciones en la fabricación de aviones, cohetes o automóviles.

Eso es lo que unos investigadores del MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts) han conseguido crear. Y no ha sido precisamente sencillo. Ni barato. Y es que, tal como han publicado en la revista « Science», han usado la luz para «tallar» la micro-arquitectura de un material con el fin de construir una estructura estable, resistente y ligera.

«Nuestros materiales sometidos al proceso de la micro-arquitectura tienen propiedades que dependen de su diseño geométrico, no a su composición química», ha explicado el ingeniero Chris Spadaccini, uno de los participantes en una investigación financiada entre otros por el DARPA (Departamento de Investigación Avanzada de Defensa en EEUU). Y el resultado es un material ligero quepuede soportar una carga de por lo menos 160.000 veces su propio peso, según el director de la investigación, Xiaoyu «Rayne» Zheng.

Tal como se explica en la página web del MIT, tanto la torre Eiffel como el monolito de Whasington tienen un tamaño enorme. La diferencia es que la torre de París es un gran enrejado que distribuye bien las fuerzas y sin pesar tanto como una torre maciza como la de Estados Unidos.

«La clave de esta rigidez es que todos los elementos micro-estructurales de este material han sido diseñados para ser más compactos y no doblarse al aplicar una carga», ha explicado Rayne. Para ello, un micro-espejo capaz de crear formas en tres dimensiones con una gran fidelidad fue « arañando» la superficie de un polímero sensible a la luz. Y capa a capa fue creando un enrejado, como si se tratase de una torre Eiffel en miniatura.

De momento, los investigadores han conseguido crear pequeños enrejados de polímeros, metales y cerámicas, que podrían tener más adelante muchas aplicaciones. Pero quizás lo más interesante, es que la maquinaria necesaria no es muy aparatosa. «Podemos imprimir una estructura rígida y resistente usando una máquina que cabe en un escritorio», ha dicho el investigador Nicholas Fang. «Esto nos permite crear rápidamente muchas piezas y probar cómo se comportan mecánicamente».