«Top 10» de las especies más impactantes del año
El olinguito - Mark Gurney

«Top 10» de las especies más impactantes del año

Un mamífero parecido a un oso de peluche, un árbol de 12 metros o unas bacterias encontradas en la salas de limpieza de naves espaciales, incluidos en la famosa lista de la Universidad Estatal de Arizona

Actualizado:

Un mamífero parecido a un oso de peluche, un árbol de 12 metros o unas bacterias encontradas en la salas de limpieza de naves espaciales, incluidos en la famosa lista de la Universidad Estatal de Arizona

12345678910
  1. El olinguito, entre gato y oso de peluche

    El olinguito
    El olinguito - Mark Gurney

    Un mamífero llamado olinguito que recuerda a un oso de peluche, un árbol de 12 metros que a pesar de su altura había pasado desapercibido hasta ahora, una anémona de mar que vive bajo un glaciar en la Antártida y unas nuevas bacterias halladas en el lugar más higiénico del mundo, la sala de limpieza de las naves espaciales, son algunas de las criaturas seleccionadas por el Instituto Internacional para la Exploración de Especies de la Universidad Estatal de Arizona (EE.UU.) para formar parte este año de su famoso «top ten» de nuevas especies. La lista, confeccionada por un comité internacional de taxonomistas y expertos, recoge las diez formas de vida más inauditas e impactantes de las nuevas 18.000 nombradas por los científicos durante 2013. Su divulgación coincide con el aniversario del nacimiento de Carolus Linnaeus, el botánico sueco del siglo XVIII responsable del moderno sistema de nombres y clasificaciones de plantas y animales.

    Uno de los descubrimientos más espectaculares del año es el olinguito (Bassaricyon neblina), un curioso mamífero carnívoro que parece un cruce entre un gato y un oso de peluche de enormes ojos. Sigiloso y discreto, vive escondido entre los árboles, en los bosques llenos de bruma de las montañas de los Andes en Colombia y Ecuador. Hallado por investigadores del Instituto Smithsonian (EE.UU.), es familia de los mapaches, pesa aproximadamente unos dos kilos, tiene un denso pelaje de color ocre y es el primer mamífero carnívoro descubierto en el hemisferio occidental en 35 años. Se encuentra amenazado, por la fragilidad de su hábitat, convertido en buena parte en suelos agrícolas o urbanos.

  2. El árbol de 12 metros que pasaba desapercibido

    El drago de Kaweesak
    El drago de Kaweesak

    A pesar de sus 12 metros de altura, el drago de Kaweesak (Dracaena kaweesakii) ha pasado desapercibido para la ciencia hasta el pasado año. Es difícil de creer, no solo por su altura, sino también por su belleza: tiene unas hermosas y suaves hojas en forma de espada con bordes blancos y flores de color crema con filamentos de un naranja brillante. Se encuentra en las montañas de piedra caliza de Tailandia y en las cercanías de Birmania. Considerada una planta hortícola, tan solo quedan unos 2.500 ejemplares y se encuentra en peligro.

  3. La anémona bajo el hielo de la Antártida

    La anémona de mar Edwardsiella andrillae
    La anémona de mar Edwardsiella andrillae

    Su existencia es una incógnita en sí misma y toda una demostración de que la vida puede desarrollarse en las condiciones más duras. La anémona de mar Edwardsiella andrillae vive bajo un glaciar en la plataforma de hielo Ross en la Antártida. Fue descubierta cuando el programa de perforación geológica Andrill envió un vehículo sumergible accionado a distancia al interior de uno de los agujeros que habían sido encontrados en el hielo. Para sorpresa de los científicos, aparecieron unas pequeñas criaturas de 2,5 cm de largo con el cuerpo amarillo pálido enterrado bajo la plataforma helada y sus dos docenas de tentáculos colgados en el agua glacial.

  4. El camarón esqueleto

    El camarón Liropus minusculus
    El camarón Liropus minusculus

    El camarón Liropus minusculus tiene una extraña apariencia translúcida que le hace parecer una estructura ósea. Es realmente diminuto: el macho apenas mide unos 3,3 mm y la hembra aún menos, se queda en 2,1 mm. Recogido en la soleada isla de Santa Catalina, California (EE.UU.), este crustáceo está lejanamente emparentado con el que a muchos les gusta degustar en un plato y es el más pequeño de su género.

  5. Un hongo naranja con nombre de la realeza

    El hongo Penicillium vanoranjei
    El hongo Penicillium vanoranjei

    Este nuevo hongo se llama Penicillium vanoranjei y se distingue por su brillante color naranja. Su nombre es un homenaje a la familia real holandesa, específicamente al príncipe de Orange. Hallada en Túnez, esta especie produce una matriz extra-celular similar a una lámina que puede funcionar como protección contra la sequía.

  6. El lagarto experto en camuflaje

    El nuevo gecko, extremadamente difícil de ver
    El nuevo gecko, extremadamente difícil de ver

    Es realmente difícil de ver. Este nuevo gecko (Eximius Saltuarius) hallado en las selvas aisladas de la cordillera de Melville, al este de Australia, es un experto en camuflaje que utiliza su amplia cola para volverse aún más invisible. Con miembros más largos, cuerpo más delgado y ojos más grandes que otros miembros de su familia de lagartos, su coloración moteada le permite mezclarse con el entorno. De costumbres nocturnas, trepa por las superficies verticales de los árboles o las rocas para esperar el paso de sus presas.

  7. El protozoo constructor de Murcia

    El protozoo hallado en la costa de Murcia
    El protozoo hallado en la costa de Murcia

    Una de las especies más impactantes del último año fue descubierta por científicos de Oceana y el CSIC en la montaña submarina de Seco de Palos, a unas 30 millas de la costa de Murcia. Se trata de un protozoo, (Spiculosiphon oceana) un organismo unicelular gigante, de unos 4 o 5 cm de altura, con grandes habilidades constructoras y de imitación. Como si de bloques de Lego se tratara, recoge espículas (piezas esqueléticas de esponjas muertas) del fondo marino para construir su propia concha, uniéndolas unas a otras con una especie de pegamento proteínico. De esta forma, se hace pasar por una esponja carnívora de verdad.

  8. Microbios en el lugar más limpio de la Tierra

    El microbio hallado en las salas blancas de naves espaciales
    El microbio hallado en las salas blancas de naves espaciales - NASA

    Un raro microbio (Tersicoccus phoenicis), nunca antes visto, que sobrevive sin apenas alimento, ha sido descubierto en uno de los lugares más limpios de la Tierra: dos habitaciones blancas, una de la NASA en Florida y otra de la Agencia Espacial Europea (ESA) en la Guayana francesa, separadas entre sí por 4.000 kilómetros. Es en estas salas esterilizadas, aisladas del exterior, donde se montan las naves espaciales. Se limpian constantemente y a conciencia para evitar contaminar de forma involuntaria otros planetas con bacterias terrestres, pero algunos microorganismos pueden resistir las condiciones más extremas. «Si alguna vez encontramos vida extraterrestre, será confrontada con estos microbios», explicaban en su día desde el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California.

  9. Un hada de verdad

    La avispa Tinkerbella nana
    La avispa Tinkerbella nana

    Esta avispa parasitoide, bautizada como Tinkerbella nana por el nombre (en inglés) del hada de Peter Pan, parece realmente sacada de un cuento infantil. Apenas mide 250 micrómetros, lo que la convierte en uno de los insectos más pequeños, y de sus alas salen unos delicados y bellos flecos. La nueva especie fue recogida en la Estación Biológica LaSelva en Costa Rica. Los científicos creen que apenas vive unos pocos días y que ataca los huevos de otros insectos.

  10. El caracol fantasma

    El caracol Zospeum tholussum
    El caracol Zospeum tholussum

    Vive en completa oscuridad a más de 900 metros bajo la superficie en las cuevas Lukina Jama-Trojama al oeste de Croacia. Carece de ojos, ya que no le son útiles en la oscuridad total, y su piel no tiene pigmentación, lo que le otorga un aspecto fantasmal. El Zospeum tholussum, de tan solo 2 mm de largo, se mueve muy lentamente incluso para ser un caracol, ya que se arrastra solo unos pocos milímetros o centímetros a la semana. Los investigadores sospechan que para desplazarse aprovecha las corrientes de agua o hace «autostop» en otros animales de la cueva, como murciélagos o grillos, para viajar a distancias más largas.