Los europeos prehistóricos tomaban drogas como puerta a otros mundos
Una escena de la película «En busca del fuego» - Archivo

Los europeos prehistóricos tomaban drogas como puerta a otros mundos

El consumo de alcohol, amapolas y setas alucinógenas, que pudo haber estado muy regulado, se utilizaba en entierros y ceremonias, incluso para entrar en trance

Actualizado:

Los pueblos prehistóricos de Europa ya consumían sustancias que alteran la mente como el alcohol y las drogas de plantas -amapola y setas alucinógenas-, pero, al contrario que el hombre moderno, que lo hace por un placer hedonista antes de caer en la adicción, este hábito estaba altamente regulado y relacionado con el sistema de creencias y rituales funerarios sagrados. Elisa Guerra- Doce, de la Universidad de Valladolid, afirma que el uso de drogas era una parte integral de las creencias prehistóricas, ya que estas sustancias se tomaban como una ayuda en la comunicación con el mundo espiritual.

A pesar de que el consumo de estas sustancias es tan antigua como la sociedad humana, hace poco que los investigadores han comenzado a estudiar los contextos históricos y culturales en los que los productos que alteran la mente se utilizaban en Europa. Según explica Guerra-Doce en la revista Journal of Archaeological Method and Theory, en la investigación se examinaron cuatro tipos diferentes de documentos arqueológicos: fósiles de hojas, frutos o semillas de plantas psicoactivas; residuos de bebidas alcohólicas; alcaloides psicoactivos hallados en artefactos arqueológicos y restos óseos de épocas prehistóricas; y representaciones artísticas de las especies de plantas que alteran el humor y de escenas de consumo de bebidas.

Estos restos incluyen trozos de la adormidera en los dientes de un varón adulto en un yacimiento neolítico en España, semillas de cannabis carbonizadas en recipientes que se encuentran en Rumania, rastros de cerveza de cebada en varios recipientes de cerámica recuperados en Iberia y diseños abstractos en los Alpes italianos que representan el uso ritual de setas alucinógenas.

Guerra-Doce encontró los restos de estos productos que alteran los sentidos en tumbas y lugares ceremoniales, por lo que cree que esas sustancias están fuertemente vinculadas con el uso ritual. Fueron consumidas con el fin de alterar el estado normal de conciencia, o incluso para alcanzar un estado de trance. Los detalles de los rituales aún no están claros, pero la hipótesis es que las sustancias se utilizaron, ya sea en el curso de ritos mortuorios o para proporcionar sustento a los difuntos en su viaje a la otra vida, o como una especie de homenaje a las deidades del inframundo.

La investigadora agrega que el derecho a utilizar tales sustancias pudo haber sido altamente regulado, dado que eran un medio para conectar con el mundo espiritual y, por lo tanto, juegan un papel sagrado entre las sociedades europeas prehistóricas.

«Lejos de ser consumida con fines hedonistas, las drogas de plantas y las bebidas alcohólicas tenían un papel sagrado en las sociedades prehistóricas», dice Guerra-Doce. «No es sorprendente que la mayor parte de la evidencia se deriva de entierros de miembros de la élite y los sitios ceremoniales restringidos, lo que sugiere la posibilidad de que el consumo de productos que alteran la mente era socialmente controlado»