Crean un plástico capaz de repararse a sí mismo
El material se repara solo sin huella del daño - Nathan Bajandas/Beckman Institute/University of Illinois

Crean un plástico capaz de repararse a sí mismo

El nuevo material imita el sistema circulatorio de los seres vivos y rellena sus grietas y agujeros por sí solo como si nunca hubiera sufrido ningún percance

Actualizado:

En un laboratorio de la Universidad de Illinois (EE.UU.) se guarda una hoja de plástico lisa y sin mácula. Nadie podría pensar que unos momentos antes un impacto la había atravesado creando un agujero. Nadie ha reparado el daño. El material ha sido capaz de hacerlo por sí mismo.

Según explican los investigadores, existen ya otros materiales capaces de regenerarse, pero hasta ahora sólo podían unir pequeñas grietas microscópicas. El que ellos han desarrollado puede con grandes agujeros, explican en la revista Science. Y aseguran que el sistema es muy similar a cómo los organismos vivos reparan sus cuerpos tras heridas o lesiones. En concreto, las fibras forman redes de capilares inspiradas en los sistemas circulatorios biológicos. Este enfoque, según sus autores, permite la restauración de grandes zonas dañadas o de la misma una y otra vez.

Estos capilares paralelos están llenos de productos químicos de regeneración que fluyen cuando se produce el daño. Los líquidos se mezclan para formar un gel, que se extiende por el hueco causado por el daño, llenando grietas y agujeros. A continuación, el gel se endurece en un polímero fuerte, restaurando la resistencia mecánica del plástico.

En coches y naves espaciales

El equipo demostró su sistema de regeneración de las dos clases principales de plásticos comerciales: termoplásticos y termoestables. Los investigadores pueden controlar la velocidad del endurecimiento del gel, dependiendo de el tipo de daño. Por ejemplo, en un impacto de bala que cause una serie radiante de grietas, así como un orificio central, la reacción de gel podría ser disminuida para permitir que los productos químicos se filtren en las grietas antes de endurecerse.

Los investigadores prevén plásticos comerciales y polímeros con redes vasculares llenos de agentes regenerativos listos para desplegarse siempre que se produzca el daño, al igual que la curación biológica. Estas capacidades de autoreparación serían de gran ayuda en la automoción, como un parachoques destrozado que repara a sí mismo en cuestión de minutos tras un accidente, y para las piezas y productos que son difíciles de reemplazar o reparar, como los que se utilizan en aplicaciones aeroespaciales.