La Luna es 100 millones de años más joven de lo que se creía
La Luna pudo nacer del brutal impacto de la Tierra con otro cuerpo hace 4.400 millones de años - NASA

La Luna es 100 millones de años más joven de lo que se creía

Un nuevo estudio afirma que nuestro satélite natural se formó hace 4.400 millones de años tras chocar un gigantesco objeto contra nuestro planeta

Actualizado:

Según la teoría más aceptada sobre la formación de la Luna, en los orígenes del Sistema Solar, un objeto del tamaño de Marte colisionó contra la Tierra. A causa del brutal impacto, algo absolutamente inimaginable para nosotros, salió disparada una gran cantidad de escombros que finalmente se fusionaron hasta formar nuestro satélite natural. Hasta ahora, se creía que esto sucedió hace unos 4.500 millones de años, pero un nuevo estudio elaborado por científicos del Instituto Carnegie de Washington cree que ocurrió 100 millones de años antes. De este modo, nuestro satélite sería más joven: tendría entre 4.400 y 4.450 millones de años. Este hallazgo podría cambiar la forma en la que los científicos comprenden la Tierra primitiva y decomo de su satélite natural.

Los científicos saben que la edad del Sistema Solar (4.568 millones años) con bastante precisión. Gracias a ello pueden calcular los tiempos de formación de cuerpos relativamente pequeños, como los asteroides, también cuándo se sometieron a una extensa fusión, consecuencia del calor generado por la colisión. Sin embargo, es más difícil de concretar la edad de los cuerpos más grandes, ya que se desconoce cuánto tardan en crecer o en modificar su temperatura y qué elementos va eliminando por el camino. "No es lo mismo que un pequeño cuerpo como el de un asteroide", ha apuntado uno de los autores, Richard Carlson, que presentó la investigación durante una reunión de la 'Royal Society' en Londres.

Un océano de roca fundida

Con el tiempo, los científicos han continuado estudiando la edad de la Luna y perfeccionando la técnica y la tecnología. Gracias a estas mejoras se ha ido ajustando la fecha de formación de la Luna hacia adelante en el tiempo. Como otros científicos antes que él, Carlson ha utilizado la radioactividad para determinar la edad de las rocas lunares durante las misiones Apolos, pero el desarrollo de la tecnología le permite ser más preciso.

Cree que la Luna albergó un océano global de roca fundida poco después de su dramática formación. Actualmente, la edad determinada por las rocas lunares que surgieron de ese océano es 4.360 millones de años, según el trabajo.

Además, en la Tierra, los científicos han encontrado indicios, en varios lugares, de un gran evento de fusión que se produjo hace unos 4.450 millones años. Por lo tanto, la evidencia es que la catastrófica colisión que formó la Luna y reformó la Tierra ocurrió en esa época, más de 100 millones de años antes de lo que se creía.