Jaume Collboni y Carmen Andrés
Jaume Collboni y Carmen Andrés - efe

Jaume Collboni toma el control del grupo del PSC en Barcelona

La renuncia de Jordi Martí da vía libre al ganador de las primarias para armar su alternativa a Trias en 2015

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En un movimiento que se consideraba cantado desde que quedase descartado en la carrera por ser alcaldable de Barcelona, el jefe de filas del PSCen el Ayuntamiento de Barcelona, Jordi Martí, anunció ayer que deja el cargo y el acta de concejal, una renuncia que se hará efectiva en el próximo pleno, el 9 de mayo. Martí reconoció que la derrota de su candidatura y la contundente apuesta que implicaba —contenido soberanista y la promesa de provocar un «tsunami» en el PSC— exigía «consecuencias significativas». Así ha sido.

«No tiro la toalla, la guardo en un cajón», explicó el concejal, que prometió seguir trabajando desde el ámbito profesional para que en mayo de 2015 haya un cambio político en la ciudad. Por lo pronto anunció que seguirá militando en el PSC, encuadrado en un sector catalanista que deberá decidir si acaba plegándose a la línea impuesta por Pere Navarro, o acaba marchando del partido. Para hurgar en la herida, desde Colombia, el alcalde Xavier Trias sugirió la posibilidad de repescar a Martí para un cargo relacionado con la cultura.

Martí, pese a asumir la derrota, apuntó que «nadie puede estar contento» con la escasa participación en el proceso de primarias en Barcelona, denunciando también la «mala praxis» que el partido reconoció, en alusión al voto dirigido de la comunidad paquistaní, muchos de cuyos integrantes no sabían ni siquiera qué es el PSC.

En cualquier caso, la renuncia de Martí da vía libre al ganador de las primarias, Jaume Collboni, para hacerse con el control del grupo municipal y comenzar a trabajar su candidatura para el próximo año. Por lo pronto, Núria Carmona, «collbonista» del distrito de Horta, entra como concejal en lugar de Martí.

Al no ser concejal, Collboni, obviamente, no podrá participar en plenos y comisiones, y tampoco podrá ser designado como presidente del grupo. Pese a ello, y tal y como ha anunciado, piensa ejercer como tal, marcando la estrategia del grupo y ejerciendo también como cabeza visible, una manera de comenzar a ganar conocimiento ciudadano de cara a 2015. Aunque aún no se ha decidido si Collboni tendrá despacho en el Ayuntamiento, sí explican fuentes de su candidatura que tendrá una presencia constante en la Casa Gran, comenzando por los plenos.

Como primera medida, ayer se reunió individualmente con los concejales de un deslabazado grupo municipal que, de hecho, armó Jordi Hereu para las locales de 2011 y acabó presidiendo Martí tras un reguero de bajas por el camino. Collboni deberá decidir el nuevo presidente del grupo, puesto para el que muchas miradas convergen en Assumpta Escarp, en su momento relegada por Martí pero la edil con más experiencia y galones.

También deberá escogerse portavoz, a la vez que se decide qué papel juega la concejal Carmen Andrés, que casi le arrebata el puesto a Collboni en la votación del sábado. Si la convivencia con Jordi Martí era imposible, con Andrés puede buscarse una alianza que se vería como natural. «Está claro que Carmen Andrés no es una concejal más», explicaban a ABC fuentes de la candidatura de Collboni.

La decisión sobre la recomposición del grupo no será inmediata, en tanto que Collboni pretende que la misma vaya acompañada también de una reorientación programática. Ayer mismo, por ejemplo, se reunió con la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB) y la plataforma pro transporte público «Stop Pujades», ante los que se comprometió a llevar sus propuestas al pleno.