El presidente de la Cambra, Miquel Valls
El presidente de la Cambra, Miquel Valls - inés baucells

Fracasa el intento de llevar la Cambra al independentismo

El pleno de la institución renueva la confianza en Miquel Valls

Actualizado:

El pleno de la Cámara de Comercio de Barcelona renovó ayer la confianza en el presidente de la institución, Miquel Valls, con 40 votos a favor, cinco en contra, siete en blanco y uno nulo, en un sufragio que ha sido nominal y secreto. El pleno, que es el órgano de representación de la entidad, está formado por 68 empresarios, de los que 57 asistieron a la sesión, aunque cuatro se marcharon antes de votar.

El pleno de la Cámara se reunió de forma extraordinaria para debatir sobre la gestión del presidente Valls, criticada por algunos empresarios, si bien éste salió airoso del desafío al lograr el apoyo de la mayoría de los miembros. El pleno se celebró por iniciativa del propio presidente y del comité ejecutivo de la Cámara, con el objetivo de dar respuesta a una serie de preguntas formuladas por un miembro del pleno -el abogado Ramon Masia- en relación con el funcionamiento interno de la entidad y su proyecto de futuro.

Valls, que preside la Cámara de Comercio de Barcelona desde el año 2002, salió al paso de un informe que Masià -su antigua mano derecha- presentó ante el pleno en julio, en el que denunciaba la falta de transparencia de la institución y los problemas de coordinación y liderazgo del actual equipo directivo. El documento, apunta Efe, denunciaba también que en los últimos cuatro ejercicios no se han conseguido ninguno de los objetivos presupuestarios de ingresos, lo que ha llevado a «un desvío negativo de millones» a lo largo de estos años, que no cifra.

En paralelo a esta denuncia, el grupo de empresarios indepenentistas FemCat forzó al inicio del pleno un debate entorno a la posición de la Cambra con respecto al proceso soberanista. Entre los empresarios secesionistas se considera que Valls ha adoptado una posicíon demasiado tibia, recordando por ejemplo que la Cambra firmó el manifiesto del Far -en el que se alinea a favor del derecho a decidir-, pero en cambio rechazó, a las puertas de la campaña electoral, participar en un acto con los firmantes considerando que implicaba un posicionamiento político demasiado explícito. Valls, que es también vicepresidente de la Cámara de España -que presida José Luis Bonet- rafirmó el posicionamiento de la Cámara: no independentista, a favor del derecho a decidir.

El mandato de Valls acabó oficialmente hace un año, pero no se han podido celebrar elecciones porque el Gobierno no ha abierto el procedimiento electoral necesario para ello, lo que afecta a las 88 cámaras de comercio que existen en España.