Interior de la nueva sala que Phenomena ha abierto en Barcelona
Interior de la nueva sala que Phenomena ha abierto en Barcelona - inés baucells

Phenomena, el cine como experiencia y ritual

El ciclo, dedicado a recuperar películas de culto y grandes éxitos de los setenta y los ochenta, abre su propio cine en Barcelona

Actualizado:

Están el cine y las películas, si, pero también los rituales. Esos carteles de poderoso efecto mnemotécnico, los diálogos soldados con soplete en el cerebro, el reguero de palomitas digno de una explosión nuclear, la leve conmoción cuando se encienden las luces y la pantalla funde a negro… Ahora que la magia del cine se ha reducido y condensado para ajustarse a espacios cada vez más pequeños y artefactos móviles de todo tipo, Nacho Cerdà ha tenido a bien celebrar el séptimo arte reivindicando el ritual y recuperando algunos de los títulos más emblemáticos y populares de la historia del cine.

En realidad Cerdà lleva desde 2011 dando forma y sentido a Phenomena, ciclo de sede cambiante que ha venido reponiendo en la gran pantalla títulos como «Jungla de Cristal»,«Superman», «Acorralado», «Scarface», «Regreso al futuro», «Los Goonies», «Taxi Driver» o «Dirty Dancing», entre muchos otros, pero ahora dobla la apuesta y abre su propio cine. Una sala con capacidad para 400 personas que ocupa el antiguo cine Nápoles con una programación regular de cintas de los años setenta, ochenta y principios de los noventa.

«Hacía mucho tiempo que estábamos en plan nómada y tenía mucho ilusión en encontrar una casa en la que pudiese exhibir películas y, al mismo tiempo, llegar a un público diferenteal que nos conoce por las redes sociales», explica Cerdà, quien tras pasar por el ahora desaparecido cine Urgel y plantar bandera en Madrid, se instala desde esta noche en su nuevo hogar de la calle Sant Antoni Maria Claret.

Una fecha señalada que los responsables de la nueva sala han querido celebrar recuperando«Alien» y «Tiburón», homenaje a la primera sesión doble que programaron el 16 de diciembre de 2011. De hecho, la programación inaugural de Phenomena, que se alargará hasta el 11 de enero, recuperará algunas de las películas que el ciclo ha programado durante estos años. Títulos como «El Padrino»,«Jurassic Park»,«Willow», «La Princesa Prometida», «Poltergeist»o «Aterriza como puedas» que regresan a la gran pantalla acompañados de una lema inequívoco: «Si has perdido la fe en el cine, ven a Phenomena».

«Un complejo multisalas tiende a la fragmentación; es una experiencia no compartida, y el cine debería ser todo lo contrario, como ocurre con un concierto. La propia configuración de sala, esa forma que tienen de echarte por la salida de emergencia en cuanto acaba la película o el hecho de tener que hacer cola en el bar para comprar las entradas tampoco invita demasiado. Son pequeños detalles que hacen que la gente prefiera quedarse en casa antes que ir al cine», explica Cerdà.

Ante esto, su antídoto es simple: programas doble y maratones, películas de todos los géneros y un cine «como los de antes pero con la tecnología del mañana». Esto se traduce en una reforma integral del antiguo cine Nápoles en la que se ha trabajado durante más de seis meses y en una programación que, además de rescatar clásicos, programará ciclos dedicados a directores como Brian de Palma o Hitchock, sesiones infantiles y «Grindhouse», reestrenos y filmes inéditos.«No le hacemos ascos a nada: cualquier película puede formar parte de Phenomena», apunta Cerdà.

De momento, esa misma fórmula ya le ha servido para llegar a más de 100.000 espectadores después de 135 sesiones y cerca de 200 películas por lo que, asegura, la crisis del cine no tiene tanto que ver con el sector como con un problema de formato. «Las salas ya no se distinguen entre ellas, y nosotros lo que proponemos es la experiencia del cine en sí», señala el también director del largometraje «Los abandonados». «Al final, la sensación no es tanto que el cine es caro como que está devaluado», añade Cerdà,