Una de las tiendas antiguas de Barcelona
Una de las tiendas antiguas de Barcelona - inés baucells

Barcelona protegerá sus comercios emblemáticos

La oposición lamenta que el plan, que incluye crear un catálogo de las tiendas con sus elementos a proteger, llega tarde

Actualizado:

El plan preparado por el Ayuntamiento de Barcelona para proteger a los comercios emblemáticos de la ciudad no convence a los grupos de la oposición. El equipo de gobierno ha presentado hoy en la comisión de Economía, Empresa y Ocupación sus iniciativas para defender estas tiendas centenarias, que PSC, PP e ICV-EUiA han considerado insuficiente, y únicamente tiene el aval de UpB, grupo que integra a ERC.

El proyecto, presentado por el concejal de Comercio, Raimond Blasi, prevé que una comisión técnica haga un catálogo de comercios históricos,y suspender provisionalmente un año las licencias de obras y de actividad para impedir actuaciones sobre estos locales que puedan transformar o desmantelar su actividad. Muchos de estos establecimientos han visto este año que sus alquileres se han disparado, después vencer una moratoria en la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) que garantizaba la continuidad de los contratos con precios antiguos.

Los comercios emblemáticos se incorporarán al catálogo de patrimonio histórico y artístico para lograr la protección de su "fachada, interior y, en la medida que sea posible, su actividad", según Blasi. Se pretende atajar los cierres que ha habido en los últimos meses por varios motivos, como el precio del alquiler y la falta de relevo generacional, como Juguetes Monforte --que abrió en 1840 en la plaza Sant Josep Oriol y cerró en enero-- y El Palacio del Juguete, que se ha trasladado de Portal de l'Àngel a la calle dels Arcs porque no podía pagar la actualización del alquiler.

Según la oposición, el plan que ha presentado Blasi es insuficiente, y únicamente lo ha defendido Jordi Portabella (ERC), aunque considera que las medidas fiscales y empresariales para garantizar la continuidad de estos negocios son "pobres, insuficientes y poco precisas". "El comercio emblemático forma parte del modelo de ciudad que queremos defender. Estamos de acuerdo en las medidas de emergencia y estructurales", ha señalado Portabella, que ha instado a la Generalitat a actuar y ha recordado que, cuando su partido estuvo en el gobierno municipal (1999-2007), ya se impulsaron diferentes catálogos de tiendas históricas.

Ampliar grandes centros, contradictorio

El resto de la oposición ha cuestionado la acción del Gobierno municipal: "Llega tarde", ha destacado la concejal de ICV-EUiA Isabel Ribas, que asegura que las medidas podrían haberse puesto en marcha antes y ve contradictorio afirmar que se defiende al pequeño comercio pero ampliar los centros comerciales de Glòries y La Maquinista, como se ha anunciado.

Por otro lado, Javier Mulleras (PP) ha asegurado que el gobierno municipal de CiU en minoría "no ha hecho absolutamente nada" para apoyar al comercio histórico, y que, con la medida anunciada, el Colmado Quílez de la Rambla Catalunya podría transformarse en un supermercado con el aval del Ayuntamiento.

Sara Jaurrieta (PSC) ha acusado al consistorio de ir a remolque y de dar cobertura a planes urbanísticos que perjudican a estos negocios, como por ejemplo el que afecta a la Bomboneria Fargas y la Filatelia Monge, en la calle Boters, cuya preservación ha acordado la comisión este miércoles a propuesta del PSC.