parece mentira

Catalunya, un Estado... o varios

Esto de la independencia ha dejado de ser un problema entre Catalunya y el resto de España. Ahora es solo un problema entre ellos, los indepes

Actualizado:

Esto de la independencia ha dejado de ser un problema entre Catalunya y el resto de España, ya no es, ni tan siquiera, un problema entre los catalanes indepes y los no indepes. Ahora es solo un problema entre ellos, los indepes.

Hace unos años, cuando Mas vio la luz y empezó su viaje a Ítaca nos decían que su propuesta era inclusiva. Ahí cabíamos todos, socialistas, ecologistas, democristianos, republicanos, incluso peperos desengañados.

El paso del tiempo desgajo a socialistas y dividió a IC pero Mas, perseverante, volvió a la idea inclusiva y a finales de 2014, en un acto solemne, propuso una lista única en unas elecciones que nos llevaran a todos a la Independencia. Esa lista tendría el apoyo de ERC, CiU y el de las llamadas organizaciones cívicas, o sea el OMNIUM, que en el pasado se dedicó a la preservación de la lengua catalana, la ANC, una especie de Tribunal de Revolución que vela por la conservación de las esencias de la misma y la AMI, asociación de municipios que tiene como fin llenar las rotondas de Catalunya de esteladas.

Finalmente, todo esto se ha ido al traste. El sábado nos anunciaron, a la vez, dos listas independentistas: la de Mas, que el mismo se ofrece en no encabezar, y la de Junqueras. A estas hay que sumar la lista independentista de la CUP y la lista independentista de la monja Forcades que, paradójicamente, aspira a recibir el apoyo de todos los anticlericales de Catalunya. 4 listas, de las que 2 no sabemos quién las va encabezar –la de Mas y la CUP- y otras dos no sabemos quién las va a formar –la de Junqueras y la Forcades, a la que, pobrecilla, nadie quiere de cabeza de lista-.

El colmo ha sido la propuesta de los inefables Ll. Llach y Pilar Rahola sugiriendo que las que listas sean encabezadas y cerradas respectivamente por Pi Sunyer, Forcadell (no confundir por favor con Forcades) y Guardiola (el ex de Fc Barcelona, no el músico). El remate final a la ceremonia de la confusión, no es broma, nos la ha ofrecido el Conseller Homs, que ha apuntado que, en realidad, el que encabece la lista no tiene porque ser Presidente a posteriori de la Generalitat. Dicen que los guionistas de Polonia (TV3) han demando a la casta política independentista por usurpación de funciones.

En definitiva, que desde el día de hoy hasta el 27 de S, las 4 listas organizarán un corralito independentista y dentro del mismo se batirán en duelo a 4 hasta que, como en la película Highlanders, que protagonizaba Christopher Lamber y tenía una excelente banda sonora de Queen, solo quede uno… o no.

Una historia como esta no nos la brinda ni la política italiana de los años 70 y 80 del siglo pasado, cuando los gobiernos duraban de media 3 meses en la Península de la bota. El fin apoteósico de todo este gran espectáculo no puede ser otro que un empate entre la lista de Mas y la de Junqueras a, por ejemplo, 25 diputados y que procedan a reunirse por separado para constituir sendos parlamentos que no sean reconocidos por la otra parte.

Al tiempo.