Imagen de Abel Martínez, el profesor asesinado, de 35 años - ANTENA 3

Un alumno con una ballesta mata a un profesor en Barcelona

El menor, que ha herido a otras cuatro personas, es estudiante del instituto. Varios de sus compañeros lo describen como una persona «introvertida y aislada»

Actualizado:

Un profesor ha muerto y cuetro personas más han resultado heridas tras irrumpir esta mañana un joven en un instituto de Barcelona armado con una ballesta, según han informado fuentes cercanas al caso. Entre los heridos hay dos profesoras y dos alumnos. La víctima es un profesor sustituto de Ciencias Sociales que apenas llevaba una semana en el centro.

Los Mossos d'Esquadra apresaron al joven de trece años. Se trata de uno de los alumnos del centro, de 13 años de edad. Según ha relatado a ABC una de las alumnas, el agresor, además de la ballesta, portaba un machete de montaña, con el que finalmente mató al profesor al clavárselo en el pecho y con el que hirió a varios alumnos, y un cóctel molotov.

Los hechos han sucedido sobre las 9.15 horas de la mañana, cuando el alumno llegó con una hora de retraso a su clase, en el Instituto Joan Fuster de Barcelona, en el distrito de Sant Andreu, llamó a la puerta y una profesora le abrió, momento en el que sacó la ballesta y le disparó cerca de la cara, provocándole heridas de diversa consideración. Según testigos presenciales, el chico también disparó con la ballesta a una alumna de esa clase, hija de la profesora, cuando acudió a defender a su madre.

Posteriormente, según han informado algunos testigos a EFE, el chico sacó el cóctel molotov de su mochila, que había montado en una botella de cerveza, y ha amenazado con hacerlo estallar, por lo que los alumnos de la clase se asustaron, empezaron a chillar y trataron de huir.

Profesor sustituto muerto

El chico salió de la clase donde ha perpetrado el ataque y subió al primer piso, donde varios alumnos estaban también fuera de las aulas, debido al griterío que procedía de la planta baja. El estudiante se dirigió entonces hacia un profesor de Ciencias Sociales, y le clavó el machete en el tórax, causándole la muerte. El profesor, leridano de 36 años, llevaba diez días en ese instituto en sustitución de una profesora de baja por enfermedad. El profesor estaba inscrito en la bolsa de interinos, y había encadenado varias sustituciones en los últimos años en distintas escuelas de Barcelona

Tras herir mortalmente a este profesor, el chico disparó indiscriminadamente la ballesta y blandió su machete aleatoriamente, provocando lesiones a otra profesora y otro alumno, si bien el estado de estos no corre peligro. Ha dejado en total cuatro heridos y un muerto. La primera profesora herida fue dada de alta por la tarde. La hija de la docente, de 13 años, y un niño la misma edad siguen hospitalizados en observación, aunque «fuera de peligro».

Ballesta con flechas caseras

Según las mismas fuentes, la ballesta que ha utilizado el joven disponía de regulador para disparar y estaba tuneada, aunque no era un artefacto elaborado en casa. Por contra, los investigadores sospechan que las flechas que disparaba el menor sí que eran caseras, ya que podría tratarse de un artilugio montado con bolígrafos, según las mismas fuentes.

Tras cometer el crimen, el chico fue reducido por un profesor, cuando ya estaba muy alterado y sólo deliraba asegurando que oía voces que le decían que tenía que matar a gente. Según el escalofriante relato de lo sucedido, cuando el resto de profesores se percató de lo sucedido, el primer instinto fue proteger a los chavales. En la clase de inglés de tercero de ESO, por ejemplo, la profesora atrancó la puerta, explican los alumnos. Los profesores de la escuela llamaron inmediatamente a los padres del chico, que acudieron a la escuela.

Lo más probable, según las mismas fuentes, es que, de acuerdo con el juez, los Mossos d'Esquadra procedan a registrar el piso de la familia del autor del crimen, un menor que, al tener 13 años, es inimputable. Los Mossos d'Esquadra han trasladado al chico a un centro hospitalario para practicarle un examen médico y valorar su estado psiquiátrico y psicológico.

Lista negra

Dos alumnas del instituto explicaron a ABC que el agresor «había avisado a varios de sus compañeros de que iba a matar a alguien». Conmocionadas por lo sucedido, relatan que el joven responde al perfil de alguien «introvertido y aislado, que en el patio se relacionaba poco». «Tenía una lista negra hecha», añaden las mismas alumnas, una de las cuales, tiene una hermana en la misma clase que el agresor. Los investigadores han desmentido a Europa Press que exista ninguna lista negra.