el oasis catalán

PSC (P)

Àngel Ros y Núria Parlón expresan el deseo del PSC y de sus cargos electos: hay que preservar lo que queda del poder municipal socialista

miquel porta perales
Actualizado:

Se tiene la impresión de que el reciente Congreso Extraordinario del PSC -dirigido ahora por Miquel Iceta- sirve para salir del paso. Fundamentalmente, sirve para hacer frente a las elecciones municipales de mayo de 2015. Por eso, a la cúpula del socialismo catalán llegan Àngel Ros y Núria Parlón: dos filocríticos o neocríticos -¿quizá ex críticos integrados o en vías de integración?- interesados en conservar la alcaldía de sus respectivas ciudades.

En este sentido, Àngel Ros y Núria Parlón expresan un deseo del PSC y de sus cargos electos: hay que preservar lo que queda del poder municipal socialista. Y el poder -cosa sabida- une. Por eso, los críticos que todavía siguen en el partido aceptan -de momento, han aplazado la asamblea que tenían prevista para el mes de julio- las propuestas de Miquel Iceta.

¿Qué ocurrirá después de las municipales de mayo de 2015? Se verá. Bien puede decirse que el socialismo catalán se ha transformado en una suerte de PSC (p), es decir, un PSC provisional que trabaja a corto plazo con el objeto de sobrevivir a lo que se avecina.

El futuro del socialismo catalán resulta problemático. Más allá del programa -según parece, no hay prisa: se aprobará a finales de 2015-, está la cuestión de las denominadas «almas» o «sensibilidades» del PSC. Miquel Iceta, ¿podrá integrar dichas almas o sensibilidades en un proyecto común?

Por decirlo de otra manera: ¿las distintas almas o sensibilidades socialistas querrán integrarse en dicho proyecto? El sector crítico, ¿se conformará con el nuevo «encaje» de Cataluña en España que -vía reforma constitucional- propone la actual dirección?

El sector no soberanista, ¿estará de acuerdo con una tercera vía que -además de definir Cataluña como nación- permita que la Generalitat blinde las competencias en lengua, educación y cultura? Cuando llegue la hora de la verdad, es decir, de la definición, ¿podrá subsistir el PSC transversal que hemos conocido hasta hoy? ¿Qué PSC surgirá del destrozo propiciado por el «proceso»?.